Conference Board

La confianza de los consumidores de EEUU marca su nivel más alto en seis meses

El índice de confianza de los consumidores estadounidenses marcó este mes el nivel más alto que se registra desde noviembre de 2002. Aumentó 2,8 puntos para alcanzar 83,8 puntos, frente a los 81 que alcanzó en abril, tal y como publicó hoy el instituto de coyuntura Conference Board. Los economistas y las empresas están prestando mucha atención a las percepciones de los consumidores, ya que sus gastos, que alimentan dos tercios de la actividad económica de Estados Unidos, comenzaron a frenarse a finales de 2002.

Durante el pasado abril, con la sombra de la guerra de Irak, el índice de confianza se disparó casi 20 puntos, tras haber tocado en marzo su valoración más baja desde octubre de 1993. El rápido desenlace en el conflicto de Oriente Próximo sirvió para calmar las preocupaciones a corto plazo de los consumidores. Sólo tras la primera guerra en el Golfo de 1991 de produjo una subida parecida, y los analistas esperaban con interés el índice de mayo para saber si este optimismo se mantenía o no. "Las condiciones del mercado siguen siendo un motivo de preocupación, pero los consumidores prevén una recuperación en los próximos meses (...) La euforia por el fin de la guerra ha cedido rápidamente y la atención ha vuelto a enfocarse en los asuntos internos", afirma Lynn Franco, directora del Centro de Investigación del Consumidor del Conference Board.

Buenos pronósticos

Con estos datos y los buenos augurios de muchos expertos y analistas, parece que la maquinaria estadounidense empieza a reaccionar hacia la recuperación, aunque lentamente. El Conference Board ya anunciaba hace pocos días que el índice de tendencia futura de la economía de EEUU subió levemente en abril tras dos meses de descensos. Marcó 110,6 puntos, lo que supone estar un 0,1% por encima del nivel anotado en marzo. Sin embargo, pese a los síntomas positivos, la cautela hace pronosticar un crecimiento futuro anual de entre el 2 y el 2,5%.

"Aunque la economía aún sigue creciendo y no está perdiendo impulso, el crecimiento es muy lento y seguirá así por al menos algunos meses más, al tiempo que la inversión, las existencias y el crecimiento de las exportaciones están contribuyendo muy poco al crecimiento", señaló entonces Ken Goldstein, analista del instituto de estudios.