Guerra en Irak

Sharon se muestra dispuesto a desmantelar asentamientos

El primer ministro israelí, Ariel Sharon, dijo en una entrevista publicada ayer que está dispuesto a desmantelar asentamientos judíos a cambio de una paz con los palestinos, a la vez que manifestó que la caída de Sadam Husein es una oportunidad para poner fin al conflicto.

Sharon, un fuerte partidario de la construcción de asentamientos en las tierras ocupadas por Israel en 1967, dijo al periódico de tendencia izquierdista Haretz que está dispuesto a emprender pasos 'que son dolorosos para todos los judíos'. 'Toda nuestra historia está atada a esos lugares: Belén, Beit El, Shiloh. Sé que tendremos que abandonar algunos de ellos', afirmó. Israel ocupó Belén, además de otras seis ciudades cisjordanas, en junio pasado en respuesta a los atentados suicidas palestinos.

Es la primera vez que Sharon menciona la posibilidad de hacer 'concesiones dolorosas' para lograr la paz.

En cuanto a la situación de Irak, el primer ministro israelí señaló que 'es una oportunidad para forjar una relación diferente entre nosotros y los estados árabes'.

Sus comentarios coincidieron con la partida hacia Washington de su enviado Dov Weisglass, quien discutirá las reservas de Israel a un 'mapa' de paz internacional que incluye un Estado palestino para 2005, un fin de la violencia palestina y la suspensión de la construcción de asentamientos en la Franja de Gaza y Cisjordania.

Por otra parte, el Ministerio israelí de Exteriores anunció ayer que el embajador israelí en Bélgica, Yehudi Kenar, volverá a Bruselas al haber enmendado el Parlamento belga la ley que permitía enjuiciar a Sharon por las matanzas de palestinos en Sabra y Shatila en 1982.