Informe mensual

El BCE insiste en la necesidad de reformas para cumplir el Pacto de Estabilidad

En su informe mensual el Banco Central Europeo incide una vez más en la necesidad de que todos los países de la zona euro cumplan con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento en lo que se refiere a la estabilidad y sostenibilidad de las cuentas públicas. Con este fin, considera "esencial" que los países que sufren desequilibrios presupuestarios, tales como Alemania y Portugal, desarrollen planes de saneamiento para corregirlos. Reclama, además, la puesta en práctica de reformas estructurales en los mercados de trabajo y de productos y de medidas para atraer más inversiones que "pueden contribuir de forma notable al fomento de la confianza".

Este mensaje es un toque de atención para, entre otros, el Gobierno alemán después de que el déficit público del país se situara en 2002 en el 3,6% del Producto Interior Bruto (PIB), seis décimas por encima del máximo permitido en el Pacto. A consecuencia de este mal resultado, la Unión Europea tiene abierto un procedimiento de sanciones contra Alemania. El déficit francés, en cambio, logró mantenerse en el nivel máximo admitido del 3%. España, por su parte, se colocó en el 0,07 del PIB. El Eurostat publicará el próximo día 17 los balances contables de todos los países de la UE: se calcula que, probablemente, triplicará el alcanzado en el año 2000 (-0,8%) y las previsiones apuntan a un déficit del 2,3%.

El BCE prevé en su boletín que si los precios del petróleo se moderan en el futuro, tal y como apuntan los mercados, es posible que la tasa de inflación caiga por debajo del 2% a lo largo del año y que permanezca en niveles "acordes con la estabilidad". La entidad ya revisó la semana pasada su previsión de crecimiento para este año y la redujo del 2,1% previsto al 1%; asimismo, rebajó un 0,25% el tipo de interés (hasta el 2,50%), con el fin de impulsar en debilitado crecimiento económico en el área.