Energía

El petróleo se encarece por la preocupante caída de las reservas estadounidenses

La inquietud en los mercados por una posible reducción de la oferta de petróleo, en el caso de que EEUU decida lanzar una ofensiva militar contra Irak, se alivió ayer al reiterar la OPEP su determinación a mantener un mercado mundial "estable y bien abastecido". Por la tarde, el Departamento de Energía estadounidense anunciaba que las reservas de petróleo descendieron la semana pasada en 3,8 millones de barriles, situándose en su nivel más bajo en 27 años, por debajo del umbral crítico. Automáticamente, los precios subieron como la espuma: el brent en Londres tocó los 33 dólares y el crudo estadounidense, los 38.

La tensión persiste un día más desde la perspectiva diplomática. Reino Unido trabaja frenéticamente sobre una propuesta que amplíe el plazo para que Bagdad cumpla con la lista revisada de exigencias de desarme, a fin de lograr una nueva resolución de la ONU. Por lo pronto, ha pedido al presidente iraquí Husein que declare en televisión que entregará las armas de destrucción masiva que esconde, una de las seis condiciones que le pide. Otra reclamación supone entregar sus reservas de ántrax; autorizar una treintena de entrevistas a científicos de su país fuera de Irak, y la promesa de destruir todos los misiles prohibidos por la ONU.

Aunque Francia ha hecho hincapié en que vetará ante el Consejo de Seguridad cualquier movimiento que implique una intervención bélica inmediata, el ministro de Exteriores galo, Dominique de Villepin, da por hecho que habrá "un después de Sadam. æpermil;l y su homóloga española, Ana Palacio, han conversado hoy en París sobre sus convergencias respecto de la crisis iraquí.

El margen de aumento de producción cae a 900.000 barriles

"Incertidumbres considerables rodean el calendario de una expansión potencial de la capacidad de Arabia Saudí" para hacer frente a los márgenes de aumento de producción en la OPEP, que se podrían revelar ajustados en caso de que estallara un conflicto en Irak, señalaba hoy la Agencia Internacional de la Energía (AIE) en su informe anual. Dicho margen, excluyendo a Irak y Venezuela, se ha reducido en el mundo en febrero a 900.000 barriles diarios debido al alza de las ventas que alcanzaron 79,4 millones de barriles diarios el mes pasado, y los once miembros de la OPEP contribuyeron a esa cifra con 27,16 millones de barriles. La agencia no ha modificado sus previsiones de la demanda mundial de petróleo para 2003, que sitúa en 78,01 millones de barriles, frente a los 76,8 de 2002.