Reconstrucción

Bush ofrece a cinco empresas, una vinculada a Cheney, la reconstrucción de Irak

La Casa Blanca ha preparado ya planes para la reconstrucción de Irak y ha presupuestado una cantidad que ronda los 900 millones de dólares para esta tarea. En un paso mas allá, la Administración del presidente George Bush ha pedido al menos a cinco empresas constructoras que sometan proyectos de reconstrucción a consideración.

Entre ellas está Halliburton, compañía que fue dirigida entre 1995 y 2000 por el actual vicepresidente del Gobierno, Dick Cheney. La empresa es investigada por el regulador de los mercados, la SEC, por dudas sobre su contabilidad en este periodo.

La información, adelantada por The Wall Street Journal fue confirmada por el Gobierno y en el Senado se criticó ayer que sea de esta manera como se entere la Comisión de Asuntos Exteriores, que ayer se reunió para estudiar la reconstrucción de Irak.

El republicano Richard Lugar, presidente de la Comisión, dijo ayer que para apoyar el esfuerzo de EE UU en Irak, el Congreso necesita conocer los datos de cuántos efectivos necesitará EE UU sobre el terreno durante un largo periodo de tiempo. Jay Garner, director de la nueva oficina del Pentágono para la reconstrucción y asistencia humanitaria, no compareció.

En general, los senadores criticaron ayer que Bush haya sido extremadamente 'vago' en sus explicaciones sobre la reconstrucción de Irak y el papel de EE UU tras el conflicto. Quien si testificó fue Eric Schwartz, del centro de estudios Consejo de relaciones exteriores, quien calculó que el coste mínimo de la posguerra para EE UU será de 20.000 millones, al menos en el primer año, por el coste de las tropas de mantenimiento de paz y ayuda humanitaria.

Schwartz no ahorró críticas a Bush, de quien dijo que no había explicado los motivos para involucrarse en una campaña posbélica. Bush dijo hace dos semanas que esperaba que tras la guerra se instalara una democracia en Irak que terminara por afianzar este sistema en la zona. Inmediatamente fue criticado por la viabilidad estas ideas y porque la campaña de Irak se impulsa en la ONU con el objetivo del desarme del país.