_
_
_
_
Para invertir

Valor intrínseco y valor temporal

Estos dos conceptos, que determinan el precio de una opción, permiten sacar partido a la pérdida de valor temporal y a la evolución del subyacente

Esta semana explicamos dos factores muy importantes que determinan el precio de una opción: el valor intrínseco y el valor temporal. El precio de una opción durante su periodo de vida es siempre la suma de estos dos. El valor intrínseco es el importe que se recibe si la opción es ejercitada inmediatamente. El comprador de una call el día del vencimiento tiene el derecho a elegir entre dos cantidades: cero o la diferencia entre el precio del subyacente en esa fecha y el precio de ejercicio. El resto de días antes del vencimiento el precio de una opción debe reflejar también el valor que tendría en caso de ejercitarse, el llamado valor intrínseco.

El precio de una call con precio de ejercicio 7,75 euros y vencimiento 21 de marzo valía el jueves 0,6 euros por acción. El precio de la acción de BBVA es de 8,08 euros. Si la opción fuese ejercitada deberíamos recibir 8,08 euros menos 7,75 euros, es decir, 0,33 euros por acción. El valor intrínseco de la opción tal como lo definimos es de 0,33 euros por acción. Sin embargo, el precio de esa opción en el mercado es de 0,6 euros por acción. La diferencia entre 0,6 euros por acción y los 0,33 euros de valor intrínseco se conoce por valor temporal (0,27 euros). Visto así se puede decir que el valor temporal es la diferencia entre el precio de mercado y el valor intrínseco de una opción. De una manera más intuitiva, es lógico que cuando a una opción le queda tiempo hasta el vencimiento la incertidumbre del resultado es mayor y tiene más probabilidades de tener o no valor. Por esto, el tiempo al vencimiento tiene un precio que es el valor temporal. Una manera muy sencilla de verlo es coger dos opciones sobre el mismo subyacente y con mismo precio de ejercicio pero con distintos vencimientos. Siguiendo con opciones de BBVA, el precio de una opción que vence el 20 de junio con las mismas características que la opción anterior es de 0,99 euros por acción. El valor temporal en el vencimiento de marzo es de 0,27 euros por acción mientras que en el vencimiento de junio es de 0,66 euros por acción.

De acuerdo con esto es fácil entender que el valor temporal es mayor cuanto más tiempo resta hasta el vencimiento y que a mayor valor temporal más caro es el precio de una opción. Por el contrario, el valor temporal cerca de la fecha de vencimiento es cero, y el precio de una opción sólo refleja en ese momento el valor intrínseco. Adelantándonos en el tiempo, si valorásemos la opción sobre BBVA con vencimiento el 20 de marzo (suponiendo que ninguna variable ha cambiado: precio de BBVA, 8,08 euros, y precio de ejercicio, 7,75 euros) podríamos venderla por 0,34 euros. El valor intrínseco sigue siendo de 0,33 euros, y el valor temporal, prácticamente nulo, 0,1 euros. No sólo con el paso del tiempo el valor temporal disminuye, sino que la pérdida de valor por transcurso del tiempo se acelera en los últimos 60-30 días antes del vencimiento cuando la opción terminará siendo ejercitada, es decir, si está muy in the money.

El precio de una opción es la suma de dos factores, uno dependiente (valor temporal) y otro independiente del tiempo (valor intrínseco). Como el valor temporal se va perdiendo, el precio de una opción tiende a su valor intrínseco, independiente de fechas y dependiente del subyacente, volatilidad, precio de ejercicio... El valor intrínseco fija el precio mínimo de una opción y su cálculo, como hemos visto, es el máximo entre cero y la resta del precio de la acción en mercado menos precio de ejercicio. Uniendo conceptos, se considera una opción out of the money y at the money cuando tienen valor intrínseco cero, y debido al valor temporal, estas opciones no tienen por qué valer cero en el mercado si queda mucho tiempo hasta el vencimiento.

Un inversor en opciones debe conocer ambos conceptos para poder sacarles provecho. Por ejemplo, existen muchas estrategias neutrales como los diferenciales verticales que lo que buscan es un beneficio de la pérdida de valor del tiempo y no tanto un movimiento del subyacente. La pérdida de valor temporal beneficia, por lo tanto, al vendedor de opciones y perjudica al comprador de opciones. A su vez el comprador de opciones de tipo americano (que puede ejercitarlas en cualquier momento) no sólo debe considerar el valor intrínseco de la opción a la hora de ejercitar su derecho, a menudo es mejor esperar porque la opción tiene valor temporal.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_