Seguridad

APD traslada al Gobierno su preocupación por el uso de los datos de los viajeros en EEUU

El director de la Agencia de Protección de Datos, José Luis Piñar, ha trasladado a los Ministerios de Asuntos Exteriores, Fomento y Justicia, su preocupación por el tratamiento que Estados Unidos pueda hacer de los datos personales que va a exigir a todos los viajeros que lleguen al país por avión.

Aunque inicialmente iba a entrar en vigor hoy la medida adoptada por Estados Unidos que exigía a las compañías aéreas facilitar numerosos datos personales de sus viajeros antes del despegue del avión, los países europeos han conseguido una moratoria de un mes.

Piñar, quien ha comparecido hoy ante la Comisión Constitucional del Congreso para presentar la memoria correspondiente a 2001, ha expuesto a los parlamentarios su preocupación por algunas de las medidas de seguridad que se han adoptado en Estados Unidos tras los atentados del 11 de septiembre de 2001. Ha recordado que tras aquel atentado, Estados Unidos comenzó a implantar medidas para conocer qué personas viajan al país, y citó entre éstas el programa APIS (Sistema de Información sobre Pasajeros del Servicio de Aduanas) que permite a la administración estadounidense conocer la identidad de los viajeros quince minutos antes de que despegue el avión del lugar de origen.

Según Piñar, ese programa, ya en marcha, prevé la puesta en marcha de una segunda fase para facilitar todos los datos que figuren en la reserva del billete del avión tales como nombre, apellidos o pasaporte, y otros como el número de tarjeta de crédito, datos de salud, creencias religiosas o todas las conexiones e itinerario previsto por el viajero. El director de la APD ha precisado que Estados Unidos exige disponer de esos datos correspondientes a todos los viajeros de todos los vuelos, aunque inicialmente la medida afecta sólo a varias compañías, entre ellas Iberia, y puede llegar a prohibir el aterrizaje de los aviones si no dispone con anterioridad de esa información.