Inflación

La subida de precios en España duplica la de la zona euro y triplica la de Alemania

El índice de precios de consumo (IPC) de Alemania se redujo un 0,1% en agosto respecto al mes precedente, con lo que la tasa interanual se elevó al 1,1%, una décima más que en julio, según las cifras definitivas publicadas ayer por la Oficina Federal de Estadísticas. Con estos datos, la inflación española triplica con creces la alemana, y casi duplica la de la zona euro, puesto que Eurostat estima para agosto una tasa interanual del 2,1%; el diferencial de España con la zona queda en agosto en 1,5 puntos.

Los datos difundidos por la Oficina Federal suponen una revisión de su primera estimación, basada en los datos preliminares de seis Estados regionales, y que establecía un descenso mensual del 0,2% y una tasa interanual del 1%.

Carburantes

Si se excluyen los productos petrolíferos, la inflación interanual se mantuvo estable en el 1,1%. La Oficina subrayó que es la primera ocasión desde abril de 2002 en que este grupo de productos no tiene efecto acelerador sobre los precios.

Los precios del fuel se redujeron un 12,5% en tasa interanual, lo que se vio en parte contrarrestado por la subida del 4,3% de los carburantes. Los precios de los productos alimentarios continuaron bajando en agosto, concretamente un 0,8%. El índice de precios de consumo armonizado (IPCA), que permite establecer comparaciones con los países de la Unión Europea (UE), bajó dos décimas en agosto respecto a julio, con una tasa interanual del 1%.

La inflación de Alemania se mantuvo casi todo el año 2001 en niveles superiores al 2%, e incluso alcanzó el 3,5% en mayo.

Sin embargo, en noviembre y diciembre se ralentizó y se situó en el 1,7%, por debajo del umbral de estabilidad fijado por el Banco Central Europeo, que volvió a rebasar en enero de 2002. No obstante, el repunte del primer mes del año fue puntual, ya que en febrero la inflación volvió a situarse en el 1,7%, de nuevo por debajo del umbral.

El crecimiento de los precios ha seguido ralentizándose, hasta situarse en el 0,9% de junio, para subir ligeramente en julio y agosto.

Una vez que parece que los precios están bajo control en Alemania, nada apunta a que el avance de la inflación de la zona euro facilitado por Eurostat la pasada semana, que situó la tasa interanual en el 2,1%, vaya a desviarse sensiblemente de dicha cifra. De confirmarse entonces esta tasa, el diferencial de precios de España con los países de la zona euro habría vuelto a incrementarse hasta situarse en un alarmante 1,5%.