Mercados internacionales

Las Bolsas europeas suben con fuerza gracias a Wall Street

Los índices europeos regresaron ayer a las ganancias después cerrar la víspera en números rojos. El rebote alcista de Wall Street en la recta final de la sesión del miércoles, cuando el Dow Jones ganó un 3,08% y el Nasdaq, más del 5%, sirvió de impulso para los índices.

Las ganancias fueron cercanas o incluso superiores al 4% en la mayor parte de los casos. La Bolsa de París se revalorizó un 4,14%, Amsterdam sumó el 4,9% y Londres subió un 3,75%. Francfort registró el menor avance de la región, un 2,11%.

La ausencia de noticias, una vez más, se convirtió en la principal noticia del día. La víspera había finalizado el plazo para que la mayor parte de las empresas estadounidenses presentaran una declaración jurada sobre los resultados empresariales. La falta de sorpresas negativas, al menos en principio, tranquilizó a los mercados estadounidenses que en la última hora del miércoles se anotaron abultados ascensos que se mantuvieron en el periodo de coincidencia operativa con las plazas europeas.

Aseguradoras, tecnológicas y petroleras se situaron en cabeza de los índices del Viejo Continente. No obstante, destacó la ausencia de la banca entre los mayores ascensos de la jornada dentro de los integrantes del índice Euro Stoxx 50. Algunas de las subidas más significativas correspondieron a Axa, más del 8%, y las tecnológicas Philips, que sumó un 8,48%, y Alcatel, el 6,62%,

La jornada semifestiva hizo que los volúmenes de negocio fueran más reducidos que en sesiones anteriores,

Alivio de los inversores

En Wall Street, los inversores respiraron tranquilos al comprobar que la mayor parte de las empresas presentaron a tiempo el escrito que certifica las cuentas. Algunas firmas, las menos, no cumplieron el requisito exigido en el plazo, si bien pudieron pedir prórroga. En este grupo estuvo la energética Dynegy, que ya es investigada por el regulador y que amenaza suspensión de pagos.

Los mercados mostraron agotamiento tras las alzas del miércoles. Las subidas iniciales se desinflaron poco a poco y los índices llegaron a retroceder. Al cierre, el Dow Jones bajó el XX% y el Nasdaq, un XX%.

Los datos macroeconómicos de la jornada contribuyeron al nerviosismo, dos días después de que el presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, alertara de los riesgos de debilitamiento.

La primera referencia macro de la sesión fue la producción industrial en EE UU. El dato aumentó un 0,2% en julio, apoyado en la mejora del sector automovilístico. Sin tener en cuenta esta industria, el indicador se contrajo.

A la debilidad de este índice se sumó otro de la Reserva Federal de Filadelfia. El indicador de clima empresarial de este Estado retrocedió en los primeros compases de agosto hasta situarse por debajo de cero, la primera lectura negativa de este año. Los expertos esperaban una ligera subida.

AOL fue uno de los valores más beneficiados del día. La presentación del certificado alivió a los inversores y la compañía de medios de comunicación ganó un XX%.

Wal-Mart avanzó por tercer día consecutivo. La víspera anunció un programa de recompra de acciones.

En el polo opuesto se situaron de nuevo aerolíneas y la industria aeroespacial, como United Technologies y Boieng. Entre las tecnológicas, bajaron Applied Materials y Sun Microsystems.

Fuerte aumento de las ventas de fondos de Bolsa en EE UU

El mal momento de los mercados de valores ha acentuado la presión vendedora de fondos de inversión de Bolsa. Los fondos de renta variable estadounidenses registraron en julio un volumen de salidas de 26.900 millones de dólares (similar cantidad en euros), con lo que las salidas entre junio y julio alcanzan 38.100 millones. Con todo, en lo que llevamos de año los inversores estadounidenses han comprado un neto de 2.000 millones de dólares en renta variable. En el caso de los fondos de dinero, las salidas en los siete primeros meses han alcanzado 75.500 millones. Las cifras en Europa son más moderadas. Pero de la misma dirección. Si se toma como referencia la evolución de los fondos de inversión en los cinco mayores países europeos, en junio se habrían producido unas salidas netas de 2.200 millones de euros, aunque el dato acumulado en el año aún sería positivo por 7.900 millones. La mayor salida en los fondos de renta variable fue en los internacionales, que hasta el momento habían mantenido un mejor comportamiento relativo a los de renta variable domésticos. La inversión en renta variable supone en estos momentos un 35 % del total de los fondos, una cifra similar a la del año pasado y por debajo de la de 2000, que fue del 41,2%. Los que más han ganado son los fondos de dinero, que alcanzan ahora el 19,1% del total, frente al 11,4% y 15,7% en el 2000 y 2001, respectivamente. El comportamiento de los fondos de inversión de EE UU y Japón en junio fue divergente, con entradas en los norteamericanos frente a descensos en los fondos de inversión japoneses. La sorpresa en EE UU ha estado en los fondos de dinero, con salidas de 4.600 millones de dólares. Mientras los fondos de renta variable japoneses subieron 8.520 millones de yenes (74,12 millones de euros) en junio, pero el resto finalizó el mes con descensos.