Efecto

La caída de las Bolsas en abril ahonda las pérdidas de los planes de pensiones

Los planes de pensiones bailan al ritmo que marca la Bolsa, un ritmo que en el último mes se antoja desacompasado. Las renovadas caídas de los mercados de valores a lo largo del mes de abril han vuelto a hacer mella en la rentabilidad de los planes de pensiones, cuyas pérdidas medias han crecido con respecto al mes anterior.

Los datos de marzo, de hecho, dotaron de cierta esperanza al sector, una vez que las pérdidas acumuladas en 12 meses se redujeron casi a la mitad, tras un mes bastante benigno para las Bolsas. Abril, sin embargo, ha traído consigo el fantasma de meses precedentes, con una nueva caída de las rentabilidades que ha afectado en mayor medida a los planes de renta variable pura. Así, el total de los planes de pensiones acumula de media una caída del 3,38% en 12 meses, bastante mayor que el 1,25% que perdía el sector a finales de marzo.

Los activos de mayor riesgo, como viene siendo habitual, han sido los más perjudicados, principalmente la familia de renta variable pura. Estos fondos, que deben invertir hasta un 75% de sus activos en Bolsa, acumulan de media un descenso del 18,60%, cifra que contrasta considerablemente con el 8,99% que perdía esta familia a finales de marzo.

No en vano, las pérdidas de las Bolsas fueron muy abultadas a lo largo de abril, con caídas del 8,51% en el caso del Nasdaq, del 4,4% en el del Dow Jones, del 5,54% en el del Euro Stoxx 50 y del 1,16% en el caso del Ibex.

La renta fija se recupera

Una vez más, aquellos ahorradores con más aversión al riesgo se han visto favorecidos por el entorno económico, pues los fondos de renta fija pura, aquellos que no invierten en Bolsa, han registrado la mayor rentabilidad. Esta familia acumula una ganancia media del 3,11% en los últimos 12 meses, cifra superior al 2,11% que acumulaba a finales del mes de marzo.

Tan sólo otra categoría de fondos de pensiones, la de renta fija mixta I (con un máximo del 15% en Bolsa) acumula ganancias en 12 meses, si bien éstas se han visto reducidas desde el 0,47% de marzo al 0,21% de finales de abril.

El resto de categorías mixtas ha cedido a la presión vendedora de las Bolsas, y las minusvalías, cómo es lógico, son mayores cuánto mayor es la proporción de renta variable en las carteras. Los fondos de renta fija mixta II (entre el 15% y el 30% en Bolsa) acumulan un descenso del 3,15%, frente al 1,22% de pérdida que arrastraban en el mes de marzo. Los planes de renta variable mixta (entre el 30% y el 75% en renta variable) han ahondado su caída hasta el 9,12%, frente al 3,95% del mes anterior.

El caso es que en un horizonte algo más amplio, de tres años, la situación es bastante mejor, pero no del todo boyante. De hecho, hay que tener en cuenta que en el mes de abril de 1999, los mercados de valores estaban en plena época de bonanza, y no sería hasta marzo de 2000 cuando estallara la burbuja tecnológica. Ello provoca que las rentabilidades medias acumuladas por los planes no sean en absoluto positivas, pues los niveles a que cotizaban las Bolsas hace tres años eran mucho más altos que los actuales. De ahí que desde abril de 1999, los planes de pensiones acumulen unas pérdidas del 0,60%, determinadas, principalmente, por las minusvalías de los productos de renta variable, cuya caída media es del 4,38%.

De nuevo, aquellos planes con mayor proporción de renta variable en sus carteras salvan el tipo: los de renta fija, con una ganancia media acumulada del 2,02%, y los de renta fija mixta I, con otra del 0,22%.

cinco días publicará mañana la lista con la rentabilidad de los planes de pensiones