Resultados

BT reduce un 51% su deuda en un año marcado por los ajustes

Los resultados anuales del gigante británico de las telecomunicaciones BT fueron bien acogidos por el mercado y sus acciones subieron ayer un 5%, todo ello pese a anunciar una reducción de sus beneficios del 28% hasta los 1.273 millones de libras (2.065 millones de euros) en su último ejercicio fiscal cerrado en marzo, cifra que mejoró las previsiones de los analistas. Las ventas de la compañía crecieron un 8% y se situaron en 18.400 millones de libras (29.858 millones de euros).

Pero el dato más valorado por inversores y analistas fue la reducción de su deuda un 51%, hasta los 13.700 millones de libras (22.331 millones de euros). Esto ha sido posible gracias a una agresiva política de reestructuración, que ha incluido despidos masivos (13.000 previstos hasta el 2003), la segregación de su filial de móviles MMO2 y la venta de gran parte de sus negocios internacionales.

'No ha sido un año fácil, pero hemos tomado las decisiones duras a tiempo y ahora estamos en una posición de relativa fortaleza', señaló el presidente de BT, Christopher Brand.

La compañía informó que iba a pagar un dividendo de dos peniques por acción, el primero desde noviembre del 2000. Ben Verwaayen, consejero delegado de BT, dijo que los objetivos fundamentales para el nuevo ejercicio son aumentar de la satisfacción de los clientes, introducir servicios innovadores, reducir costes y gestionar el cash flow. 'Así es como pretendemos dar valor real a nuestros accionistas y clientes', añadió.

Por divisiones, BT Retail, encargada del negocio de telefonía fija, logró unas ventas de 12.000 millones de libras (19.400 millones de euros), prácticamente la misma cifra que en el ejercicio anterior. Este negocio permanece estancado o en claro declive en la mayoría de las telecos europeas, que ven como la telefonía móvil absorbe cada vez más llamadas de voz.

Sin embargo, BT se mostró optimista y señaló que había observado una reactivación de su negocio de telefonía fija en el último trimestre, gracias a iniciativas como la tarifa BT Together, que ofrece un precio fijo al mes a sus clientes.

La que sigue sin levantar cabeza es BT Ignite, la división europea de servicios para empresas, en la que el grupo anunció un recorte de 2.000 empleos la pasada semana. Esta división sufrió unas pérdidas de 353 millones de libras (572 millones de euros) en el último ejercicio. Pese a todo, BT espera que la división logre el equilibrio en marzo del 2003, con su estrategia de dedicarse sólo a grandes clientes.

Por último BT Wholesale, cuya gran apuesta es aumentar el número de clientes de Internet de banda ancha, logró una facturación de 12.300 millones de libras (20.000 millones de euros), un 8% más. El acceso a Internet de banda ancha es una de las grandes apuestas de BT. Su número de clientes actual en este servicio es de 170.000, pero espera alcanzar el millón el año que viene.