Educación

Decenas de miles de estudiantes protestan contra la reválida

Miles de estudiantes se manifestaron ayer en 40 ciudades españolas contra las medidas que el Gobierno tiene previsto incluir en la Ley de Calidad de la Enseñanza, que contempla la controvertida reválida, en una jornada de huelga secundada en las aulas, según los datos del Ministerio de Educación, por el 40% de los alumnos.

Los convocantes, Sindicato de Estudiantes, FAES y Canae, elevaron hasta el 95% el seguimiento del paro y apostaron por una huelga general en el sector.

La ministra de Educación, Pilar del Castillo, afirmó que las reformas educativas son ¢siempre complicadas¢ y pueden prestarse a ¢tratamientos demagógicos¢ y lamentó que se digan cosas ¢que no tienen mucho que ver con lo que va a ocurrir¢, en referencia a las acusaciones sobre la privatización de la enseñanza o el establecimiento de una carrera de obstáculos para los estudiantes.

La ministra continuó ayer con la ronda de contactos para hablar de esta ley, cuyo documento base se presentará el lunes ante la Conferencia Sectorial.

Las manifestaciones más numerosas se registraron en Barcelona (9.000 según la Guardia Urbana y entre 12.000 y 20.000 según los convocantes), Madrid (2.000 según la Policía y 15.000 según los organizadores) y Valencia (un millar).

¢Calidad sí, pero no así¢ fue el lema que encabezó la mayoría de las protestas, que transcurrieron sin incidentes, salvo en Barcelona y Lleida. En Barcelona, al finalizar la marcha, un grupo reducido de jóvenes lanzaron diversos objetos contra la fachada del palacio de la Generalitat, lo que obligó la intervención de las fuerzas del orden. Las tres cargas policiales que se llevaron a cabo se saldaron con cuatro heridos leves.

Miriam Municio, portavoz del Sindicato de Estudiantes, reclamó más inversiones en educación para mejorar la calidad y reducir el número de alumnos por clase, y aseguró que la reforma provocará ¢mas segregación¢ entre los jóvenes y más aportaciones económicas a la educación privada en detrimento de la enseñanza pública.

El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, consideró imprescindible una contestación social mientras que la secretaria de Educación del PSOE, Carme Chacón, estimó que las protestas responden a que la ministra se ha vuelto ¢una experta en irritar a todo el mundo¢.

Las reivindicaciones de los estudiantes son apoyadas por los sindicatos CC OO, FETE-UGT, STES, la Confederación de Padres Ceapa, mientras que la organización de padres católicos Concapa cuestiona las movilizaciones.