Empleo

El SCH prejubilará a 28 altos cargos de 52 años

El consejero delegado del Santander Central Hispano (SCH), Alfredo Sáenz, ha puesto en marcha un plan de prejubilaciones para la alta dirección del banco, que afectará a unos 28 directores generales y subdirectores generales de la entidad en los próximos meses.

Aunque el plan de prejubilaciones se negociará individualmente con cada ejecutivo, la idea es reducir la alta dirección del SCH a la mitad desde su creación en 1999, algo que todavía no se ha conseguido, a pesar de que la idea transmitida por Emilio Botín, presidente del SCH, en la IV Convención de Directivos del grupo fue clara, 'reducir al mínimo, mínimo, los servicios centrales del banco'.

Los afectados por esta reducción son los ejecutivos con edades que ronden los 52 años, aunque ello no signifique que el ofrecimiento del banco se realice a todos los directores generales y subdirectores con esta edad o más.

El primer director general que ha dejado su cargo por prejubilación ha sido Baldomero Falcones, responsable hasta ayer de la división de medios y costes. Otro director general que dejará en breve su cargo por las mismas circunstancias será Julián Martínez-Simancas, director general responsable de la asesoría jurídica del negocio, área que se integrará con la secretaría general y del consejo, encabezada por Ignacio Benjumea.

Pero no todos los directores generales mayores de 52 años se prejubilarán. De hecho, el nuevo responsable de medios y costes nombrado el lunes por Sáenz, José Antonio Aróstegui, cuenta con 57 años, y David Arce, director general de auditoría interna del SCH, de 60 años, parece que continuará unos años más.

El principal reto de Alfredo Sáenz es reducir los costes del grupo y que para este año pasan por un recorte de 500 millones de euros, y lograr un ratio de eficiencia del 52%, frente al 53,93% con el que se cerró 2001. Aunque la idea de Sáenz es intentar acelerar estos procesos para llegar lo antes posible al reto impuesto por Botín de alcanzar una eficiencia del 40% a medio plazo.

Conseguir una mayor cuota de mercado en España también se ha convertido en un reto para el SCH. Y es en los productos de ahorro donde está insistiendo de manera más agresiva. En lo que va del presente ejercicio el banco se muestra satisfecho con las nuevas entradas de depósitos, gracias a los productos puestos en marcha a finales de año.

Para conseguir todos sus objetivos, Sáenz quiere tener finalizado su nuevo equipo antes de finales de marzo. La incógnita para el grupo vuelve a ser Argentina, según señalan algunos analistas.