Materias primas

El precio del petróleo vuelve a subir por los temores de un ataque a Irak

El precio del barril de petróleo, que bajó el martes después de dispararse el lunes, volvió a subir firmemente hoy, miércoles, ante el temor de que los Estados Unidos puedan emprender una campaña militar contra Irak.

El precio de los contratos para entrega en marzo del Petróleo Intermedio de Texas, que es el de referencia en Estados Unidos, subió 45 centavos, hasta los 21,18 dólares el barril.

El barril de crudo ha sufrido fuertes oscilaciones esta semana, ya que el lunes subió 1,06 dólares y se situó en los 21,41 dólares por barril y el martes bajó 68 centavos, hasta los 20,73 dólares.

Los futuros de gasóleo de calefacción para entrega en marzo subieron también hoy 80 centavos y se fijaron en los 55,40 centavos por galón (3,7 litros), mientras que los de gasolina finalizaron 7,1 centavos por encima y concluyeron a 60,90 centavos por galón.

Las fuertes oscilaciones de la semana se producen más por las noticias políticas que económicas, ya que están relacionadas con los tambores de guerra que se escuchan en los Estados Unidos, que aún parece no haber terminado su guerra contra el terrorismo.

El lunes el barril de petróleo, que cerró la semana pasada por debajo de los 20 dólares, se disparó y superó esa barrera después de que durante el fin de semana Irán advirtiera de que destruirá todas las instalaciones petroleras del Golfo Pérsico si es atacado por los Estados Unidos.

Ayer martes, en cambio, se consideró que esa amenaza había sido quizá demasiado sobrestimada y el mercado decidió rebajar el precio del petróleo, al tiempo que muchos aprovecharon para rentabilizar sus anteriores inversiones y obtener jugosos beneficios.

El presidente estadounidense, George W. Bush, volvió a avivar hoy los temores cuando afirmó que se reserva "cualquier opción" que tiene frente a Irak.

"Sadam Husein tiene que comprender que soy serio acerca de la defensa de este país", agregó.

Las palabras de Bush coinciden con los repetidos comentarios que se escuchan en los medios de comunicación estadounidenses acerca de la determinación del presidente de acabar con el régimen iraquí por cualquier medio necesario, incluida una campaña militar.

Irak, miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), es uno de los mayores proveedores de crudo a los Estados Unidos, por lo que un ataque llevaría presumiblemente a una interrupción del suministro.

Esos temores superaron así fácilmente los datos económicos que indican que en la última semana se produjo una subida de las reservas de crudo en los Estados Unidos, lo que habitualmente lleva a una bajada del precio.

El Departamento de Energía informó hoy de que las reservas de petróleo habían subido en 2,5 millones de barriles y se habían situado en 321,8 millones, mientras que el Instituto Americano del Petróleo señaló ayer que, según sus datos, las reservas aumentaron en 4,6 millones de barriles.