Moda
slow love
Sara Carbonero, Mayra del Pilar e Isabel Jiménez.

El éxito de la ‘startup’ de Sara Carbonero atrae a un inversor

La firma que montó la periodista, Slow Love, con dos socias prevé facturar dos millones

A pesar de que su nombre tiene que ver con un estilo de vida lento, reposado, sin prisas, el éxito de Slow Love, una idea de firma multimarca de decoración, moda y belleza online, que nació en el comedor de Telecinco, ha sido fulgurante. En apenas año y medio, la inversión de 40.000 euros aportados por sus tres socias, las presentadoras Sara Carbonero (Madrid, 1984) e Isabel Jiménez (Almería, 1982), y la estilista Mayra del Pilar (Gandia, Valencia, 1980), se ha transformado en una facturación de 1,2 millones de euros. Y la previsión para este año es llegar a más de dos millones de euros. “Estamos en un momento de cambio estratégico porque hasta ahora no hemos necesitado financiación pero vemos que tenemos potencial, y que podemos triplicar nuestra facturación”, explica Jiménez.

Las tres emprendedoras se encuentran además en una encrucijada: un fondo de inversión se ha interesado por Slow Love, y entre las tres están sopesando la posibilidad de incorporar capital externo a la sociedad, con el fin de profesionalizar la startup y seguir creciendo. “Nosotras no éramos conscientes del éxito y potencial que podíamos tener, pero a la vista de la aceptación que hemos conseguido, ya que somos un referente de moda en España, tenemos que seguir”, explica Del Pilar.

Y señala que con Slow Love, ella que trabajó para el grupo Inditex, quisieron hacer “todo lo contrario a Zara, que tiene un gran modelo de negocio, pero buscábamos el contrapunto, lo que nosotras deseamos era buscar cosas hechas con amor, no grandes producciones, sino la calma, el diseño más pensado”.

Creen que uno de los factores que ha contribuido a la aceptación de la marca ha sido la imagen y popularidad de la periodista Sara Carbonero. “Su imagen es muy potente”, dice Isabel Jiménez. Pero ella misma le quita importancia a su protagonismo: “Tengo un estilo natural, que creo que es lo que más valora la gente”. Carbonero afirma que ella se ocupa más de las redes sociales, de la comunicación, “por mi imagen no hemos tenido que invertir en publicidad, nos complementamos muy bien las tres porque tenemos un reparto de papeles”.

Mayra del Pilar, por su pasado como estilista, se ocupa de la selección de las marcas, del diseño; e Isabel Jiménez de los asuntos de logística y económicos. “Nuestra marca va dirigida a un perfil de clase media, con un ticket de compra de cien euros y un cliente recurrente, ya que el 45% del que compra vuelve a hacerlo, y tenemos cada mes 1,5 millones de visitas en nuestra página web”, añade Carbonero.

Otra de las bazas importantes del proyecto multimarca es tener clara la imagen que quieren transmitir: “reposo, tranquilidad frente a todo lo fast, y apoyamos las marcas made in Spain, que es aquello que nos puede diferenciar”, añade Del Pilar. Todos los diseños que se venden en la página de Slow Love se fabrican entre España y Portugal: la cerámica se hace en Almería, los bolsos en Madrid... “Hemos apostado por pequeñas empresas familiares y artesanas”, dice Carbonero.

Normas
Entra en EL PAÍS