Insolvencias judiciales
La sombra del concurso de acreedores, cada vez menos presente

La sombra del concurso de acreedores, cada vez menos presente

La cantidad de empresas en suspensión de pagos descendió un 19% en 2016, hasta los 4.120 procedimientos, pese al repunte del último trimestre

Hace un año volvíamos de Navidad con datos esperanzadores. Por aquel entonces, la firma de servicios profesionales PwC aseguraba que el número de empresas en concurso de acreedores, publicados en España durante el año 2015, había caído “un 26%, hasta algo más de 4.700 insolvencias, una cifra bastante inferior a la registrada en 2014 cuando se superaron los 6.000 concursos”.

Todo indicaba que el año 2016 iba a terminar como empezó, en camino lento pero firme hacia las cifras de antes de la crisis, cuando las empresas en procesos concursales superaban por poco el millar. Y, de hecho, según los datos de la agencia de rating Axesor, “el número de concursos de acreedores descendió un 19% en 2016 en comparación con el año anterior, hasta los 4.120 procedimientos iniciados”, el dato más bajo desde 2008.

Los sectores de la construcción y promoción inmobiliaria son los que registran los mayores procesos

Sin embargo, desde la aseguradora Crédito y Caución afirman que “en el año que acaba de finalizar se dieron en nuestro país más de 5.000 procesos concursales”, según se desprende del seguimiento de las insolvencias judiciales que realizan a partir de los datos publicados en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Para ellos, “se han cumplido las previsiones, ya que a comienzos de 2016 vaticinamos que el descenso total del año rondaría el 10% y, finalmente, nos hemos quedado en un 9,2%”, añaden desde la aseguradora.

Y todo eso a pesar de que “las insolvencias judiciales en España han tenido un comportamiento atípico en el cuarto trimestre de 2016: por primera vez desde 2012 el número de nuevos procesos concursales ha registrado un empeoramiento respecto al mismo periodo del año anterior, apuntan desde la entidad de seguros de crédito.

Las pyme y los negocios con solera, en peligro

El 35% de las empresas concursadas en el tercer trimestre de 2016 fueron microempresas, con un volumen de negocio por debajo de los 250.000 euros, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Además, destacan que el 22% del total de compañías en proceso concursal en el tercer trimestre tiene una antigüedad de 20 o más años, mientras que el 17% corresponde a aquellas con menos de cuatro años de vida.

El foco está en la heterogeneidad del ejercicio que se acaba de cerrar: desde el año 2014 hasta junio de 2016, la concursalidad registró en España una mejoría sólida. Las cifras hablaban de caída de los concursos de acreedores y, al cierre del primer semestre de 2016, prácticamente se duplicaba esa tasa. Sin embargo, el tercer trimestre de 2016 anticipaba ya un posible cambio de tendencia.

Entonces, ¿qué ha ocurrido en los últimos meses del año?: “Simplemente responde a una estabilización de la tendencia, algo que ya esperábamos”, confirman fuentes de Crédito y Caución. “Hay que recordar que venimos de unos años donde la quiebra de empresas alcazaba cifras nunca vistas y en los dos últimos periodos, ante la mejora de la economía, era lógico que se frenara”, añaden. Se pone fin así a la buena evolución.

Por sectores, el que más concursos continúa registrando es la construcción y la promoción inmobiliaria, con un 22% del total. Le siguen en importancia el de distribución, que acumula un 10% del total, y turismo y hostelería, con un 9%.

 La comunidad que más procesos registra es Cataluña, con un 22%, seguida de la Comunidad Valenciana y Madrid, con un 15% cada una, y Andalucía, con el 10%.

“El comportamiento de la concursalidad en los primeros trimestres de 2017 será clave para determinar si se consolida este empeoramiento” señalan desde Crédito y Caución. Los últimos informes difundidos prevén “un estancamiento general de los niveles de insolvencia en los mercados avanzados, el peor desempeño desde 2009”, cuentan.

 

Normas
Entra en EL PAÍS