Cuatro malas noticias para autónomos que vendrán en 2017

Cuatro malas noticias para autónomos que vendrán en 2017

La subida del SMI supone para los autónomos un sobrecoste tanto en las cuotas a pagar a la Seguridad Social, como en los costes salariales de los empleados

2017 llega cargado de novedades para los trabajadores autónomos. El Congreso de los Diputados ha iniciado la tramitación de la proposición de Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo que persigue facilitar el emprendimiento y fomentar el empleo autónomo. Sin embargo, no todo son buenas noticias para los trabajadores por cuenta propia ya que también se han aprobado una serie de medidas que podrían tener un impacto negativo para este colectivo.

En primer lugar, la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en un 8% podría suponer una subida de las cuotas a la Seguridad Social de los autónomos en la misma proporción, ya que así se ha venido haciendo en ejercicios anteriores. Dado que se ha aprobado una subida muy superior a la de otros años, los representantes de los autónomos están negociando para que dicha subida de la base mínima de cotización se limite a un 3%. Si lo consiguen, los autónomos personas físicas pagarán este año alrededor de 96 euros más al año a la Seguridad Social.

En el caso de los autónomos societarios, la subida del SMI del 8% sí se aplicará en la misma proporción a su base mínima de cotización. Es decir, los autónomos que forman parte de una sociedad y los que tienen más de 10 trabajadores a su cargo verán incrementada su cuota de autónomos en más de 300 euros al año.

Por otro lado, los autónomos que cuenten con trabajadores asalariados tendrán que hacer frente a un incremento de alrededor de 1.000 euros por empleado al año, debido a la subida del SMI. Una subida que probablemente no esperaban y que, con apenas un mes de previsión, les impedirá reaccionar en tiempo y forma a este sobrecoste.

Por último, la modificación del Impuesto de Sociedades, que elimina importantes deducciones a las grandes empresas para cumplir con el déficit, podría suponer un aumento de la morosidad hacia autónomos y pymes. Los autónomos temen que, al tener que pagar más impuestos, las grandes empresas alarguen todavía más los periodos de pago, que actualmente se sitúa en una media de 126 días, más del doble de lo que establece la ley.

Normas
Entra en EL PAÍS