La zona euro decide su futuro

Berlín afirma que el fondo de rescate se ampliará a un billón

Las autoridades europeas señalan que el acuerdo con la banca sobre la deuda griega está "muy cerca"

La canciller alemana, Angela Merkel, adelantó ayer a los partidos políticos de la oposición germanos que el fondo de rescate europeo pasaría de los 440.000 millones de euros que tiene ahora mismo tras su ampliación en el mes de julio a más de un billón de euros. Por su parte, el líder socialdemócrata Frank-Walter Steinmeier señaló que está ampliación se podría realizar a través de una combinación de medidas, entre las que estaría la participación del FMI.

Se espera que mañana se llegue a un acuerdo sobre el funcionamiento del fondo de rescate, en la cumbre en la que volverán a negociar los mandatarios de la Unión Europea. Una reunión que tendrá lugar unas horas después de que el pleno del parlamento alemán (Bundestag) vote la nueva configuración del fondo.

Por otra parte, según el diario Le Monde, la UE sopesaría activar en esta cumbre de manera preventiva el fondo de rescate para estabilizar a Italia y ayudarle a hacer frente a sus crecientes costes de financiación, si bien esta posibilidad fue negada tajantemente por los portavoces comunitarios. El pasado domingo, Angela Merkel y Nicolas Sarkozy dieron un ultimátum al primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, para que presente medidas de ajuste antes de mañana.

Además, la CE aseguró ayer que se está "relativamente cerca" de un acuerdo con el sector privado sobre el aumento de su participación en el segundo rescate de Grecia, de 159.000 millones de euros.

"Estamos relativamente cerca del acuerdo", afirmó en rueda de prensa el portavoz económico de la CE, Amadeu Altafaj, quien aseguró que Bruselas prefiere un acuerdo a imponer una solución al sector privado. Explicó que se negocia "la combinación apropiada entre nueva financiación oficial y participación del sector privado".

El pasado julio, los acreedores de Grecia ya asumieron de manera voluntaria contribuir al rescate griego con 50.000 millones y asumir pérdidas por valor del 21% del total de la deuda griega, que asciende a 350.000 millones de euros. Ahora se maneja una quita de entre el 50% y el 60%.

"Las discusiones están en curso y no especularé con el resultado de las mismas, pero nuestra preferencia es claramente un enfoque voluntario", añadió el portavoz. La UE ha defendido siempre la importancia de que la condonación de la deuda griega por parte del sector privado tenga un carácter voluntario porque de lo contrario se asemejaría demasiado a un impago y tendría un impacto muy negativo en los mercados.