_
_
_
_
Breakingviews
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

La arriesgada apuesta de los Agnelli por Philips empieza a dar sus frutos

La resolución, mejor de lo esperado, de sus problemas legales vindica la estrategia inversora de Exor

philips
Logo de Philips en su sede, en Bruselas.Francois Lenoir (REUTERS)

La arriesgada apuesta de John Elkann por Philips empieza a dar sus frutos. Exor, la empresa de inversión del vástago de los Agnelli, invirtió unos 2.600 millones de euros en una participación del 15% en el fabricante holandés de equipos médicos en agosto, cuando las preocupaciones legales que pesaban sobre su negocio respiratorio en Estados Unidos mantenían sus acciones de capa caída. El acuerdo por demandas de Philips por valor de 1.100 millones de dólares (1.000 millones de euros al cambio actual), menor de lo esperado, vindica la estrategia. También ofrece una lente a través de la cual ver otros grandes casos de litigios.

El consejero delegado de Philips, Roy Jakobs, sorprendió a los accionistas. Tras llegar en enero a un acuerdo con la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE UU (la FDA, por sus siglas en inglés), el ejecutivo anunció el lunes que el grupo también había resuelto, sin admitir culpabilidad, las reclamaciones sanitarias estadounidenses relacionadas con sus dispositivos para la apnea del sueño Respironics, cuyas ventas están suspendidas en el país.

Además, dice que recibirá un pago de 540 millones de euros de las aseguradoras para cubrir las reclamaciones de responsabilidad. La empresa también informó de que las ventas del grupo en el primer trimestre ascendieron a 4.100 millones de euros, un 2,4% más en términos comparables.

El pago acordado con los reclamantes, que se desembolsará el próximo año, es significativamente menor de lo que temían los analistas. Los analistas de Bernstein habían calculado en noviembre un desembolso máximo de 5.900 millones de dólares por las demandas por daños personales y 100 millones de costes anuales durante 20 años para cubrir las responsabilidades de vigilancia médica.

El acuerdo, que muchos inversores esperaban que se retrasara hasta el próximo año, pone fin a la vertiente más problemática de una saga que estalló en 2021. La compañía comenzó a retirar millones de dispositivos respiratorios, desen­cadenando, con el tiempo, una caída de más del 60% en el precio de sus acciones desde su máximo. La empresa holandesa aún se enfrenta a una posible multa del Departamento de Justicia de Estados Unidos. Pero los analistas estiman que podría ascender a unos manejables 300 millones de dólares.

Con la mayoría de sus problemas legales aparentemente resueltos, las acciones del fabricante de cepillos de dientes y desfibriladores subieron más de un 35% el lunes. Es una gran ayuda para Exor, de Elkann, que tiene la mayor parte de su dinero invertido en empresas derivadas del imperio automovilístico de los Agnelli, pero quiere diversificarse.

La apuesta de la sociedad de inversión por Philips, valorada en unos 2.600 millones de euros cuando la empresa hizo pública la inversión, parecía inicialmente arriesgada. Y las acciones cayeron en los meses siguientes a la compra. Sin embargo, la participación de Exor en la empresa holandesa puede valer ahora casi un 50% más que cuando la adquirió.

Puede que la exitosa apuesta de Exor por las entonces deprimidas acciones de Philips sea solo un golpe de suerte. Sin embargo, la historia es importante para otros grandes litigios que mantienen alejados a los inversores. A diferencia de Bayer, que se enfrenta a una espiral de demandas relacionadas con su herbicida Roundup, los posibles demandantes de Philips probablemente se limitaron a unos 60.000, el número de usuarios que se habían inscrito en un censo de retirada de artículos.

Los inversores tienden a mantenerse alejados de las empresas envueltas en casos judiciales estadounidenses potencialmente perjudiciales. Sin embargo, como demuestra la experiencia de Exor, hay grandes recompensas para quienes sepan ver que no todos los dolores de cabeza de los litigios acabarán como el de Bayer.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_