_
_
_
_
_
Editorial
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

El Banco de España, el alivio hipotecario y los depósitos

El limitado impacto del apoyo a los vulnerables y la escasa remuneración del ahorro golpean la reputación de la banca

CINCO DÍAS
banco de españa
Banco de España, en Madrid.Pablo Monge

El Informe de Estabilidad Financiera, presentado el lunes por el Banco de España, aporta tradicionalmente una magnífica radiografía del minuto y resultado del sector bancario. En este caso, la edición de primavera no es una excepción, con dos piedras de toque fundamentales. Por un lado, el limitado impacto de las ayudas a los hipotecados vulnerables, en tanto solo 7.900 familias se han beneficiado de ese colchón. Por otro, la constatación de cómo las entidades no han trasladado con la misma velocidad la subida de los tipos de interés a los préstamos y a los depósitos, una evolución que explica en buena medida el exponencial incremento de las ganancias.

Asegura el supervisor, en relación con el limitado alivio hipotecario, que es una “buena noticia” que sean tan pocas las solicitudes aprobadas, ya que es el “reflejo de que la economía ha ido mejor de lo que se preveía”. Aunque es difícil rebatir esa afirmación, y en parte es defendible, no hay que perder de vista que se presentaron 65.800 peticiones, de las que únicamente el 12% obtuvieron luz verde. En tanto parece lógico pensar que quienes se acercaron a los bancos para pedir árnica no lo hicieron de forma gratuita, podría inferirse que tal vez las condiciones impuestas para acceder a las ayudas no se calibraron bien, o incluso que el sector logró torcer el brazo del Ejecutivo en su negociación. También cuestiona la flexibilidad de las entidades a la hora de otorgar las oportunas dispensas.

La limitada remuneración del pasivo también es objeto de examen por el Banco de España. “La traslación ha sido mucho más rápida en el crédito que en los depósitos, lo que ha propiciado el aumento del margen de intereses”, constata, marcando una brecha que ha tenido un efecto muy positivo para la cuenta de resultados de la banca. Además de la enorme liquidez de que ha gozado el sector, se defiende este apuntando a la guerra del activo provocada por la caída del número de operaciones de financiación, hipotecas incluidas. Un escenario que ha provocado que el diferencial entre los préstamos y el euríbor a doce meses se mueva en mínimos históricos, ya que las entidades solo han podido mantener sus volúmenes de negocio ganando cuota a los competidores. Imposible si, en paralelo, se hubiera desatado una guerra por la captación del pasivo.

Las dos cuestiones, más allá de las explicaciones técnicas, golpean de nuevo donde más duele a las entidades, esto es, en la reputación. Mientras, entre bambalinas, buscan suavizar el impuesto al sector.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_