_
_
_
_
_
Perfil
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

El CEO de Broadcom, un experto en chips para aconsejar a Zuckerberg

Hock Tan, nuevo consejero de Meta, nació en Malasia, estudió en el MIT gracias a una beca y acabó dirigiendo una de las principales empresas mundiales de semiconductores

Carlos Gómez Abajo
Hock Tan, CEO de Broadcom
Hock Tan, CEO de Broadcom.José Manuel Esteban

Mark Zuckerberg quiere a su lado a alguien que entienda de chips, para encarar la guerra empresarial de la inteligencia artificial con garantías. Y lo ha encontrado en el consejero delegado de Broadcom, empresa valorada en 600.000 millones de dólares que diseña, desarrolla, fabrica y provee chips y software de infraestructura, y que subcontrata la producción a terceros. Tan Hock Eng (Penang, Malasia, 1952) es de etnia china, nació en Malasia, y tiene nacionalidad estadounidense.

El día 14 fue nombrado consejero de Meta, junto con John Arnold, cofundador y copresidente de Arnold Ventures, una firma de inversión privada centrada en la filantropía, y exdirectivo de la energética Enron. En enero había dejado el consejo la que fuera número dos de Zuckerberg, Sheryl Sandberg. El fundador de Facebook explicó así los nombramientos: “A medida que nos centramos en el desarrollo de la IA, contar con consejeros con profunda experiencia en infraestructura de silicio y de energía nos ayudará a ejecutar nuestra visión a largo plazo”.

Tan está casado con K. Lisa Yang: nacida en Singapur, se graduó en la Universidad Cornell (Nueva York). Trabajó como banquera de inversión en Wall Street hasta su jubilación. Tienen casas a las afueras de Filadelfia, en la costa de Nueva Jersey, cerca de Atlantic City y en California.

Sus tres hijos nacieron en Singapur, pero la familia se trasladó a EE UU después de que un neurólogo del Hospital Infantil de Filadelfia diagnosticara autismo a Douglas, y sugiriera que allí recibiría una mejor educación. Douglas vive ahora en un hogar de acogida. A otra hija, Eva, se le diagnosticó una forma más leve de autismo, y estudió una diplomatura en el Harcum College (Pensilvania). Su madre iba con ella a clase, para ayudarla con sus “escasas habilidades de procesamiento auditivo”. Luego, Eva trabajaría en la empresa de software SAP, en el marco de su programa Autism at Work. Tan y su mujer donan a universidades para investigar la enfermedad y a organizaciones benéficas especializadas. El tercer hijo, que no tiene autismo, trabaja como banquero de inversión en California.

Tan tiene fama de tipo duro que reduce costes, recompensa el rendimiento y no está interesado en ser el empresario del año. Se define como un tipo frugal. Se describe a sí mismo como “un chico flaco de 18 años que crecía en Malasia” con unos padres que no podían permitirse enviarle a la universidad. Una beca le permitió estudiar en el MIT (Massachussetts Institute of Technology). Se licenció en Ingeniería Mecánica y obtuvo un máster en la misma materia. Unos años más tarde, hizo un MBA en Harvard.

Trabajó en firmas de productos de consumo antes de pasarse a la tecnología. Fue director general del holding Hume Industries en Malasia de 1983 a 1988, antes de dirigir Pacven Investment durante cuatro años. Ocupó puestos financieros en General Motors y PepsiCo y fue vicepresidente de finanzas de la estadounidense Commodore International, de ordenadores y electrónica. Trabajó una década en Integrated Circuit Systems, donde llegó a CEO y presidente. Al ser absorbida por Integrated Device Technology, presidió esta durante tres años.

En 2006, empezó a dirigir Avago, con sede en Singapur, creada tras la compra un año antes por parte de KKR y Silver Lake Partners de la división de chips de Agilent Technologies (firma de servicios y consumibles para laboratorios), por 2.660 millones.

Nueve años después, Tan la fusionó con Broadcom, con sede en California. Se quedó con su nombre y despidió a 1.900 personas. En 2017, el grupo anunció su traslado de Singapur a EE UU, una medida que, según Tan, reportaría 20.000 millones anuales de ingresos al Tesoro de EE UU. Era un guiño a las rebajas fiscales de Donald Trump a las empresas. Tan aseguró que quería ayudar a lograr el sueño americano. “Soy estadounidense, al igual que casi todos mis directivos directos, los miembros de mi consejo de administración y más del 90% de mis accionistas”, dijo.

Pero Broadcom siguió funcionando como compañía fabless (sin fábricas propias) bajo las leyes de Singapur. Así que Trump vetó que Tan comprara Qualcomm, otra firma de chips y software, por la que había ofrecido 103.000 millones, aduciendo razones de seguridad nacional. En abril de 2020, en plena pandemia, Tan suscitó críticas al saberse que estaba obligando a sus 20.000 empleados a volver al trabajo una semana mensual.

Broadcom ha hecho varias adquisiciones, la última de ellas VMWare, que hace software de virtualización. Tras ejecutarlas, Tan se deshace de las divisiones que no encajan en su búsqueda de la rentabilidad, ejecutando los despidos correspondientes. Dice no entender cómo una empresa puede gastar el 10% en funciones administrativas como recursos humanos o legal; su objetivo es que sea un 1%. No le gusta el modelo de Silicon Valley, con mesas de ping pong y tiempo para explorar ideas.

Ahora Tan pondrá su conocimiento en chips al servicio de los siempre ambiciosos planes de Zuckerberg.

https://cincodias.elpais.com/opinion/2023-11-02/el-freno-del-regulador-chino-puede-ayudar-a-broadcom.html

Hock Tan pagó 40.000 dólares para sentarse en la mesa con Xi Jinping, presidente chino, en la cena a la que acudió este en San Francisco (EE UU), en noviembre. 

Pocos días después de la cena, Pekín aprobó la compra de VMWare por parte de Broadcom.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_

Sobre la firma

Carlos Gómez Abajo
Licenciado en Físicas, máster en Periodismo UAM-El País y posgrado en Información Económica. Es redactor de Opinión de Cinco Días, y también ha escrito en Mercados y en la sección de ocio/lujo. Ha trabajado en el portal de noticias científicas Tendencias 21 y ha hecho traducciones, la mayoría de tipo económico.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Archivado En

_
_