_
_
_
_
Perfil
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

El fundador de Temu, otro genio chino de la tecnología que se esconde de los focos

El éxito en EE UU del ‘ecommerce social’ de Colin Huang supera al de Shein

Carlos Gómez Abajo
Colin Huang, fundador de PDD Holdings y su filial Temu
Colin Huang, fundador de PDD Holdings y su filial Temu.José Manuel Esteban

Comparte con el fundador de Shein, Chris Xu, el secretismo en torno a su figura. Es el creador de la estrella emergente de las compras online en EE UU, Temu: Colin Huang o Huang Zheng (Zhejiang, China, 1980), fundador de PDD Holdings, es la 26ª persona más rica del mundo y la segunda de China, según Forbes, con una fortuna de 50.000 millones de dólares. PDD acaba de superar en Bolsa a Alibaba por vez primera. Temu opera en más de 40 países, aunque su éxito, como el de Shein, está centrado en EE UU. Pero además lo ha conseguido en más o menos un año. Hace un par de semanas, Jack Ma, fundador de Alibaba, felicitó a PDD por convertirse en un modelo para las tecnológicas. PDD, nacida en 2015, vale ya 191.000 millones de dólares, frente a los 180.000 millones de su rival, que lleva operando el triple de tiempo.

De Huang no se sabe siquiera si está casado; un secretismo comprensible dada la persecución de las autoridades chinas a empresarios con perfil alto como Ma. En PDD es habitual que los empleados se conozcan entre sí por sus apodos, no por sus nombres reales. El jefe nació en las afueras de Hangzhou, ciudad donde surgió precisamente Alibaba. Sus padres eran obreros y él estudió informática en la Universidad de Zhejiang antes de marcharse a EE UU en 2002 con una beca. Allí acudió a la Universidad de Wisconsin-Madison. Hizo prácticas en Microsoft, tanto en Seattle como en Pekín, y fichó por Google, primero en EE UU y luego en la filial de China. En 2007 decidió emprender por su cuenta, en busca tanto de “ganar dinero” como de hacerse “un poco más guay”.

Con sus acciones de Google, fundó Ouku, un portal de electrónica de consumo que vendería por 2,2 millones de dólares en 2010. En paralelo, creó Lequee, que ayudaba a grandes marcas a gestionar sus tiendas en Alibaba o JD.com, y que serviría de holding informal para la sucesivas empresas de Huang, el cual, sin embargo, no estaba registrado como su propietario; en su lugar aparecían parientes y amigos suyos, una fórmula conocida como baishoutao o guante blanco. Las aventuras corporativas de Huang y sus colegas, que forman un opaco entramado, se centraron en las compras online y en el desarrollo de videojuegos como Girls X Battle, en el que los jugadores reúnen un ejército de novias para que luchen por ellos.

Su gran idea fue, en 2015, el ecommerce social, que combina las habilidades de Alibaba, por un lado, y de Tencent (juegos y redes), por otro. Los compradores obtienen, por ejemplo, un mejor precio si convencen a un amigo para que adquiera el mismo producto. También consiguen descuentos haciendo girar ruletas o criando peces virtuales. Genera adicción. Huang creó Pinhaohuo con este sistema: empezó vendiendo fruta, y aspiraba a un modelo de negocio con almacenes y distribución para productos frescos. Luego nació Pinduoduo, que usaba el formato de red social para todo tipo de artículos, pero sin almacenes, y que acabó llevándose el gato al agua.

Pinduoduo salió a Bolsa en 2018, en Nueva York, con Chen Lei, compañero de facultad de Huang, como CEO. La OPV alcanzó los 41.600 millones de dólares, aunque luego perdió ese nivel: pasó por momentos difíciles cuando sus rivales imitaron su receta. La compañía aprovechó luego las dificultades de Alibaba, por la persecución del Gobierno hacia Ma, y una estrategia centrada en ciudades medianas, y ahora vale casi el quíntuple que en su lanzamiento.

PDD ha evitado meterse en problemas políticos, y ha insistido en su deseo de ayudar a las zonas rurales a salir de la pobreza y a los agricultores a llevar sus productos a los mercados, y de resolver los problemas de seguridad y escasez de alimentos. En 2020, Huang dimitió como CEO, pero conservó la presidencia hasta un año después. También confió los derechos de voto de sus acciones al consejo. Dijo dedicarse a fomentar la investigación en las ciencias de la vida y la alimentación. Ha donado cientos de millones para ello a través de su Fundación Starry Night.

En julio de 2022, PDD lanzó Temu para expandirse por el mercado internacional, y competir así con Shein, centrada solo en moda y fundada en 2008. En mayo pasado, Temu superó a su rival en EE UU en términos de tráfico y gasto en línea. Los compradores son mayoritariamente mujeres, jóvenes y con bajos ingresos. Su truco: generosos descuentos y gastos de envío gratuitos o subvencionados. Y un enorme gasto en publicidad: este año repetirá en la Super Bowl de fútbol americano. Temu trasladó su sede a Irlanda para suavizar las suspicacias en torno a sus raíces chinas (Shein la trasladó a Singapur). A diferencia de TikTok, se ha librado de la persecución de Washington, que no considera (aún) que su modelo casi de juego de azar sea tan peligroso como los vídeos de la plataforma de vídeos cortos.

La duda, según los analistas, es si el negocio sobrevivirá sin vender a pérdidas; la matriz PDD sí es rentable. Hay señales de que los clientes, aunque sean muchos, cada vez gastan menos en Temu, y abundan las quejas por la calidad y las entregas. Quizá esté naciendo otra empresa china que le acabe quitando el trono.

Colas virtuales

A finales de octubre, el servicio móvil de Temu tenía una media de 48,2 millones de usuarios mensuales en Estados Unidos, un 27% menos que Amazon.

Su web atrajo a unos 100 millones de visitantes en noviembre en EE UU: es el séptimo portal de comercio minorista del país.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Carlos Gómez Abajo
Licenciado en Físicas, máster en Periodismo UAM-El País y posgrado en Información Económica. Es redactor de Opinión de Cinco Días, y también ha escrito en Mercados y en la sección de ocio/lujo. Ha trabajado en el portal de noticias científicas Tendencias 21 y ha hecho traducciones, la mayoría de tipo económico.

Más información

Archivado En

_
_