_
_
_
_
_
Breakingviews
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Alphabet y Robinhood se separan en una bifurcación de tipos de interés

La acción del gigante sube un 38% en el último año, frente a la caída del 13% del intermediario de ‘trading’

Robinhood
Aplicación de Robinhood.Reuters

Alphabet es demasiado buena para algunas modas tecnológicas. El gigante de las búsquedas en internet acaba de vender su participación restante en Robinhood Markets, valorada en 7.000 millones de dólares, tras la caída en el precio de las acciones del servicio de trading en línea, del 13% en el último año. La matriz de Google ha visto cómo sus propias acciones se revalorizaban un 38% en el mismo periodo. Es un buen ejemplo de cómo los destinos divergen cuando suben los tipos de interés.

La Reserva Federal de Estados Unidos ha subido rápidamente los costes de los préstamos de referencia en los últimos 18 meses. Para las empresas más arriesgadas que dependen de la inversión para expandirse, como es habitual en el sector tecnológico, unos tipos más altos complican el futuro. A medida que aumenta el coste del capital y empeoran las perspectivas económicas, el crecimiento suele ralentizarse.

A primera vista, Robinhood parece estar bien. Los analistas prevén que sus ingresos aumenten un tercio este año, según LSEG, en parte porque la empresa ha encontrado una forma inteligente de beneficiarse del nuevo entorno de tipos de interés. Aproximadamente la mitad de sus ingresos proceden del rendimiento que genera de las inversiones, incluidas las que utilizan el efectivo de las cuentas de los clientes. Como los tipos son elevados, esos ingresos aumentaron un 96%, hasta 251 millones de dólares, en el trimestre más reciente con respecto al año anterior.

Sin embargo, si se profundiza, se observa una dinámica preocupante. Los ingresos de Robinhood basados en transacciones, que obtiene de los usuarios que operan en su plataforma, disminuyeron un 11% interanual, hasta 185 millones de dólares. En teoría, si los inversores se vuelven más optimistas sobre los mercados, esto se recuperará. Pero entonces los ingresos en el negocio de generación de intereses podrían caer a medida que los traders retiren efectivo de las cuentas. El director financiero, Jason Warnick, señaló esta dinámica a los inversores la semana pasada.

Alphabet no es inmune a la desaceleración: los analistas esperan que registre un crecimiento de los ingresos netos del 8% en 2023, por debajo de la expansión de dos dígitos que tuvo en los últimos nueve años. Pero a diferencia de Robinhood, que aún tiene que registrar un flujo de caja consistente, Google y YouTube son máquinas de publicidad. Se supone que el flujo de caja de las operaciones de Alphabet superará los 100.000 millones de dólares este año, más del doble que en 2019. Mientras una empresa tecnológica haya encontrado la manera de imprimir efectivo, no tendrá que preocuparse por el precio que los mercados cobran a las empresas para financiarse.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_
Normas

Más información

Archivado En

_
_