_
_
_
_
Breakingviews
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Ryanair puede ganar altura en Bolsa

Los inversores temen a la recesión, pero esta no tendría por qué perjudicar a los vuelos de bajo coste

Ryanair
El CEO de Ryanair, Michael O'Leary, en mayo.EVELYN HOCKSTEIN (REUTERS)

La valoración de Ryanair puede subir a mayor altura. El lunes dijo que este año obtendrá un beneficio antes de impuestos récord gracias al aumento de la demanda. Esa visión alcista no se evidencia en su valoración, pero quizá debería.

Tras la pandemia, que supuso la inmovilización de muchos de sus aviones, Ryanair está abarrotando de clientes sus llamativas naves. Ahora espera obtener más de 2.000 millones de beneficios después de impuestos en el ejercicio que finaliza en marzo de 2024, superando el récord anterior, establecido en 2018. El aumento de los ingresos es aún más sorprendente si se tiene en cuenta que en el mismo periodo la factura de combustible de sus aviones podría dispararse a más de 5.000 millones, más del doble que hace unos años.

La demanda acumulada sugiere que los clientes están dispuestos a pagar tarifas que reflejen estos costes más altos. La empresa repartirá el botín mediante la introducción de un dividendo periódico. La combinación de la promesa de pagos a los accionistas y el aumento de la demanda hizo subir el lunes la acción un 5,33%.

Aun así, la valoración indica que los inversores siguen preparados para las turbulencias. Cotiza en torno a 5 veces su ebitda previsto este año, frente a una media de más de 8 veces en la última década, y su rival easyJet muestra un patrón similar. El motivo más probable es una posible recesión. La inflación y el alza de los tipos podrían mermar la renta disponible de los consumidores, lo que les haría menos proclives a reservar vacaciones y otras escapadas con aerolíneas como Ryanair.

Hay otra forma de verlo. Durante la recesión de 2008, los consumidores dieron prioridad a las vacaciones, a pesar del aumento del paro. En EE UU solo hubo un año de descenso en el gasto medio en billetes de avión tras la crisis, antes de que esa métrica volviera a los niveles anteriores, según la Oficina de Estadísticas Laborales. Mientras, los europeos encuestados durante aquel tiempo también dijeron que no estaban dispuestos a renunciar a las vacaciones, pese a tener una menor renta disponible. Y aunque los consumidores recorten sus presupuestos, eso podría ser una buena noticia para las aerolíneas de bajo coste. Por ello, es posible que la valoración de Ryanair no permanezca estancada durante mucho tiempo.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_