_
_
_
_
_
Editorial
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Año récord en el turismo con retos de calado por delante

Sería un error desatenderlo, bajo la premisa de que sus bondades y aportaciones vienen de fábrica

Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas.
Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas.FERNANDO VILLAR (EFE)

Hoteles, aerolíneas y agencias de viajes anticipan un año récord para el turismo. De acuerdo con sus previsiones, las cifras de visitantes extranjeros y de pasajeros en aeropuertos superarán a final de año los 84 y 275 millones, respectivamente, cifras espectaculares que sitúan el sector en terreno inexplorado. Se trata de una evolución que, después de la travesía del desierto provocada por la pandemia, le devuelve al lugar que siempre ha ocupado como uno de los pilares de la economía española, a la que históricamente aporta más del 12% del Producto Interior Bruto (PIB). Ni siquiera el incremento de los precios, en un escenario de inflación descontrolada, frena la demanda y el atractivo de España como lugar de destino.

Tan magnífico desempeño, empero, no debe abonar la complacencia en el sector, que se enfrenta a exigencias y retos de calado a corto y medio plazo. Desde luego, es importante ahondar en la apuesta ya asimilada de favorecer un turismo menos masificado y de mayor calidad, especialmente en determinados destinos de sol y playa. Se trata de un planteamiento clave para captar un visitante con más poder adquisitivo y fomentar un mayor gasto por turista. De la mano de ese objetivo es imprescindible la progresiva desestacionalización de la afluencia de visitantes –demasiado concentrada en los periodos vacacionales –y la diversificación geográfica de turistas para ampliar mercado.

No son los únicos deberes. El sector turístico, que con razón reclama al nuevo Gobierno mayor atención y la implementación de un Perte que le ayude a modernizarse y digitalizarse, debe reconocer la importancia de ajustar sus políticas de precios y las amenazas derivadas de su exponencial incremento. No en vano, el temor que asoma de cara a la campaña de invierno –en la que la marcha de las reservas en Canarias y su temporada alta juegan un papel fundamental– es una posible guerra de ofertas procedente del norte de África. De cara a esa campaña, está por ver hasta dónde aguanta la demanda con subidas de las tarifas hoteleras que en España podrían alcanzar el 30% respecto a 2019.

España no debe renunciar al desarrollo de otros sectores de alto valor añadido y a atraer perfiles vinculados a la economía del conocimiento. Eso, necesariamente, obliga a un progresivo cambio en el patrón de crecimiento. No obstante, sería un error desatender el turismo y sus retos de futuro, bajo la premisa de que sus bondades y aportaciones vienen de fábrica. Como vector esencial de la economía, es clave mimar su progreso. Es un objetivo y una obligación de país.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_