_
_
_
_
El Foco
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Desafíos y oportunidades en el mercado inmobiliario

El turismo en auge, el crecimiento económico, la transformación digital y la eficiencia energética son los factores clave

Vivienda vacacional.
Vivienda vacacional.

En el actual entorno económico, el sector inmobiliario español se enfrenta a una serie de desafíos. Aunque ha experimentado una recuperación después de la crisis financiera de 2008, la incertidumbre económica global y los cambios en el mercado plantean nuevos retos, que deben abordarse de manera efectiva.

Uno de los principales desafíos es la volatilidad de los precios de la vivienda. Durante los últimos años, hemos presenciado un aumento significativo de los precios en las principales áreas urbanas, como Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia, Málaga,... lo cual está dificultando el acceso a la propiedad para muchas personas. Esta situación puede generar tensiones sociales y económicas, así como aumentar la desigualdad en el acceso a la primera vivienda, como es principalmente el caso de los jóvenes. Es esencial que se tomen medidas para garantizar la estabilidad de los precios y promover pisos asequibles para todos los estamentos de la sociedad.

Otro desafío es la falta de financiación. Hay restricciones en el acceso al crédito para algunas personas y empresas, tras un incremento de los tipos de interés que ha provocado una subida desmesurada del euríbor. Esto puede limitar el desarrollo de proyectos inmobiliarios y afectar al crecimiento del sector. Es necesario fomentar el acceso a la financiación tanto para compradores de vivienda como para los constructores y promotores, mediante la implementación de políticas que promuevan la concesión de préstamos y el apoyo a la inversión en el sector inmobiliario.

A esto se suma, además, la incertidumbre económica global y los cambios en el mercado, como son la guerra de Ucrania y Rusia y las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos, entre otros, que pueden estar afectando a la inversión extranjera en el sector inmobiliario español. España se ha caracterizado por ser históricamente atractiva para los inversores extranjeros, pero es necesario mantener un entorno estable y atractivo para poder seguir atrayendo inversiones. Esto implica garantizar la seguridad jurídica, promover la transparencia en las transacciones y mantener políticas que fomenten la confianza de los inversores.

También la sostenibilidad se ha convertido en un desafío importante. Existe una creciente demanda de edificios sostenibles y respetuosos con el medio ambiente. Los compradores y los inquilinos están buscando viviendas que sean energéticamente eficientes y que utilicen fuentes de energía renovables. Para adaptarse a esta demanda, el sector inmobiliario debe incorporar prácticas más sostenibles en el desarrollo y la gestión de propiedades, promoviendo la eficiencia energética y la reducción de emisiones de carbono.

A pesar de los desafíos, el sector inmobiliario español también presenta oportunidades significativas. Así, el turismo es uno de los motores económicos más importantes del país, y la demanda de propiedades vacacionales y segundas residencias sigue siendo alta. Esto brinda interesantes oportunidades para la inversión en el sector turístico y para la promoción del alquiler vacacional, por lo que el mercado inmobiliario español ha vuelto a ganar impulso y se presenta como un sector atractivo tanto para inversores nacionales, como internacionales.

En este aspecto, los inmuebles de costa tienen un potencial significativo de apreciación de valor a largo plazo. Los destinos turísticos atractivos suelen experimentar un aumento constante en la demanda y, por lo tanto, en los precios de las propiedades. De hecho, a medida que más personas buscan invertir en segundas residencias o alquileres vacacionales, la oferta de viviendas en la costa puede volverse escasa, lo que aumenta el valor de las propiedades existentes. Este incremento del valor es una ventaja para los inversores a largo plazo.

Además, otra forma de obtener beneficios de la inversión en inmuebles de costa es a través del alquiler vacacional. Los destinos costeros suelen tener una alta demanda de alquileres temporales, especialmente durante el periodo estival, lo cual genera ingresos adicionales, que además permiten cubrir los gastos, como los impuestos y el mantenimiento.

Por otro lado, la transformación digital está abriendo nuevas oportunidades en el sector. La tecnología ha cambiado la forma en que compramos y vendemos propiedades, y ha facilitado el acceso a información valiosa para los interesados. Plataformas online, aplicaciones móviles y herramientas de visualización 3D han simplificado y agilizado los procesos de búsqueda y transacción de propiedades. Esto ha mejorado la eficiencia y ha permitido llegar a una audiencia global de compradores e inversores que tienen sus moras en el mercado inmobiliario español.

El sector está experimentando un momento de oportunidades. El crecimiento económico, el turismo en auge, la transformación digital y el enfoque en la sostenibilidad son factores clave, que están impulsando el sector.

Los inversores y las empresas inmobiliarias tienen la posibilidad de capitalizar estas oportunidades y contribuir al desarrollo económico y social del país. Sin embargo, es importante mantener un enfoque equilibrado y sostenible, para asegurar un crecimiento a largo plazo y beneficioso para todos los actores involucrados.

Antonio Ortiz es director general de Safti España

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Más información

Archivado En

_
_