_
_
_
_
_
Las claves
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Un nuevo obstáculo para los consumidores, y las ventajas de la contemplación

Comprar coches asequibles está cada vez más complicado

Wayne Griffiths, presidente de Anfac.
Wayne Griffiths, presidente de Anfac.Pablo Monge Fernandez

Un nuevo obstáculo para que los consumidores compren coches asequibles

La patronal española de fabricantes de automóviles, Anfac, señaló ayer otro problema de la exigente normativa europea de emisiones, Euro 7: que los coches pequeños deberán llevar a partir de 2025 un sistema de reducción de dichas emisiones contaminantes, que ahora solo tienen los vehículos grandes, que emiten más. El coste de implantar esa tecnología, de 2.000 euros, encarecerá los aparatos que se fabriquen a partir de ese momento. Aunque difícilmente sea esa la intención de Bruselas, es un inconveniente más para los consumidores con niveles adquisitivos más bajos, que no pueden afrontar la compra de un coche eléctrico, y que de ese modo serían también más reacios a renovar su vehículo actual. A eso se suma que las automovilísticas están dando preferencia a sus artículos de gama alta en las líneas de suministro de chips, por ejemplo, porque les dan más beneficios.

El coche particular está adquiriendo, pues, un cariz cada vez más innacesible para el común. La esperanza está puesta en la capacidad humana para innovar y abaratar tecnologías, como la del coche eléctrico, que ahora parecen un lujo.

El encarecimiento del crédito empieza a afectar a las pymes

La normalización monetaria pretende frenar el consumo para reducir la inflación, pero tiene el efecto secundario de dificultar la inversión, algo que puede ser contraproducente para la economía a medio y largo plazo. Cierto es que las condiciones para el crédito han sido durante años extraordinariamente cómodas, y eso ha provocado distintas burbujas; pero también ha facilitado la vida a las pymes, que ya tienen bastantes problemas para sobrevivir en un mundo cada vez más global. Las subidas de los tipos de interés de los últimos meses se empiezan a notar en las dificultades para acceder a financiación.

Ante la sobredosis de datos, ¿contemplar, o dejar que decidan los robots?

Decía el polímata George Spencer Brown que Isaac Newton dedujo las leyes gravitatorias a base de contemplar; no de pensar, razonar, calcular, ni de leer, ni de hablar. La sobredosis de datos que nos asalta continuamente resulta un problema a la hora de tomar decisiones, reconocen los directivos encuestados por Oracle. Ante esa tesitura, los algoritmos ofrecen una seductora solución: dejar que sean las inteligencias artificiales las que decidan. Su capacidad para procesar enormes cantidades de datos, como las máquinas que juegan al ajedrez, es proverbial; la duda es si ante ciertas situaciones, no serán una manera de evadir las responsabilidades, y de dejar que sea la inercia uniformizadora la que acabe haciendo solo lo previsible, lo que se considera que es correcto.

La frase del día

“La expansión cuantitativa ha contribuido, sin duda, a la inflación, pero es complicado determinar hasta qué punto. Hay muchas otras cosas, como el aumento del precio de la energía”

Katharine Neiss, economista jefe para europa de PGIM Fixed Income y exjefa de supervisión internacional del Banco de Inglaterra

El Barcelona tendrá 90 millones menos al año para fichar estrellas

Vive el Fútbol Club Barcelona una situación extraña: va primero en LaLiga con una gran diferencia, pero parece más bien que tiene que pedir disculpas por empatar un partido. Quizás sea por contagio de la parte no deportiva, en la que afronta graves acusaciones e indicios relacionados con el caso Negreira, que también influyen en su plan de financiación, las denominadas palancas (dadme un punto de apoyo, y moveré el mundo, decía Arquímedes). Es mal momento para endeudarse: tendrá que pagar un 6% de intereses anuales, es decir, 90 millones de euros, que darían para un fichaje de campanillas. Así que tendrá que seguir ahorrando en sueldos. Todo, eso sí, antes de reducir el gasto en jardinería y en regar el césped, no le vaya a dar un síncope a su entrenador, Xavi Hernández.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Más información

Archivado En

_
_