Breakingviews
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

El barómetro de los bancos debe ir con advertencia sanitaria

La escasez de operaciones con CDS aumenta la volatilidad de estos mercados

Oficina de Deutsche Bank en Londres.
Oficina de Deutsche Bank en Londres.SIMON DAWSON (REUTERS)

A veces es mejor no prestar mucha atención a los niños que gritan. Ese podría ser el caso de los credit default swaps (CDS). El alza de los de Deutsche Bank contribuyó a que su acción cayera hasta un 14%. Pero no se debe solo a la solvencia del banco.

Tras el rescate de Credit Suisse, los inversores empezaron a preocuparse por otras entidades. Los CDS referenciados a la deuda sénior de Deutsche alcanzaron más de 210 puntos básicos el viernes, unos 80 más que dos días antes. Así que costaría unos 210.000 euros cubrirse contra el impago de 10 millones de deuda.

Estos movimientos pueden asustar. El viernes, los CDS de Deutsche ofrecían una probabilidad del 15% de quiebra en cinco años. Eso puede haber influido en otros mercados: la acción cayó bruscamente el 24, el día después de los mayores movimientos de los CDS. El alza de los de Credit Suisse en octubre fue uno de los motivos por los que sus clientes ricos empezaron a mover su dinero.

No hay razón en particular para que el riesgo de Deutsche haya subido tan bruscamente. Es cierto que los inversores están preocupados por el efecto de los tipos en los préstamos inmobiliarios. Pero, según CreditSights, Deutsche tiene una exposición similar a la de otros pares: un 7% de su cartera de préstamos.

La debilidad de los mercados puede ser más importante. El valor nocional pendiente de los derivados de crédito asciende a unos 12 billones de dólares, según DTCC, aunque menos de un tercio a se refiere a contratos vinculados a empresas individuales, en vez de a índices. En el cuarto trimestre, cuando se dispararon los CDS de Credit Suisse, solo hubo 23 operaciones al día de media con ellos. Los banqueros creen que una operación de solo 10 millones de dólares puede hacer subir los CDS hasta 20 puntos básicos, así que los inversores pueden presionar al mercado.

Los saltos repentinos podrían provocar crisis autocumplidas, especialmente cuando se amplifican por las redes sociales. El alza de los CDS puede asustar a los clientes y disuadir a las contrapartes de operar con el banco. Aun así, ayer los CDS de Deutsche habían retrocedido en gran medida. Cuantos más sustos vayan y vengan sin que los bancos quiebren, menos atención se prestará a los CDS. Hasta entonces, este barómetro merece una gran advertencia sanitaria.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Normas

Más información

Archivado En