_
_
_
_
_
Breaking Views
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

La banca cae en Bolsa: un gramo de verdad

Las entidades tienen que pagar más para mantener a sus clientes

Local de First Republic Bank en Park Avenue (Nueva York).
Local de First Republic Bank en Park Avenue (Nueva York).DAVID DEE DELGADO (REUTERS)

Los problemas de Silicon Valley Bank están repercutiendo en todo el sistema bancario mundial, reduciendo en miles de millones las capitalizaciones bursátiles. No tiene mucho sentido, porque los goliats tienen poco en común con el problemático banco californiano. No obstante, es un recordatorio útil de que la subida de los tipos conlleva riesgos y beneficios.

Situaciones como la de SVB son prácticamente impensables en un banco mundial de importancia sistémica. Es poco probable que esas instituciones sufran el mismo nivel de salidas de depósitos. Según los analistas de JP Morgan, alrededor del 60% de los depósitos de los grandes bancos estadounidenses proceden de clientes minoristas, que tienden a no moverse. Compárese con la base de clientes de SVB, que se inclina hacia las nuevas empresas necesitadas de efectivo.

En segundo lugar, incluso si una gran entidad tuviera que vender cartera, no sufriría necesariamente un déficit de capital. Los grandes bancos estadounidenses, a diferencia de los pequeños, deben deducir trimestralmente de su capital las pérdidas sobre el papel en partes de sus carteras de valores. Ello limita el impacto de una venta precipitada. En Europa, mientras, los bancos a menudo acumulan pilas de bonos soberanos que no están a la venta, y por lo tanto no se marcan a precios de mercado.

Alza de tipos

Sin embargo, hay un grano microscópico de verdad detrás de las preocupaciones de los inversores. A medida que suben los tipos de interés, los bancos cobran más por los préstamos. Pero los clientes, sobre todo las empresas y los particulares adinerados, también mueven su dinero en busca de una mayor rentabilidad. Los bancos tienen que pagar más para mantenerlos, o arriesgarse a tener que financiar una mayor parte de sus balances en mercados mayoristas más caros.

Se trata de un cambio importante, ya que en los últimos años los bancos han tenido más depósitos de los que necesitaban. La lección es que unos tipos más altos tienen un coste, pero eso no es motivo para el pánico.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Más información

Archivado En

_
_