_
_
_
_
Breaking Views
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Stellantis tiene un airbag bien acolchado

Las acciónes están baratas, así que las recompras son dinero bien gastado

Fábrica de Stellantis en Vigo.
Fábrica de Stellantis en Vigo.

Stellantis tiene un airbag bien acolchado contra la inminente crisis del automóvil. Anunció ayer un beneficio operativo récord para 2022, pero pronto se enfrentará a una menor demanda de los clientes y a una creciente competencia. La capacidad de reducción de costes de Carlos Tavares es de gran ayuda, al igual que su escasa exposición a la despiadada China.

Los fabricantes están como el Coyote de los dibujos del Correcaminos. Han corrido rápido, ayudados por la boyante demanda y la escasez de vehículos nuevos inducida por la pandemia, así que han podido subir los precios. Stellantis acaba de anunciar un aumento del 29% en su beneficio operativo de 2022, pese a los costes de energía y materias primas. Ha anunciado una recompra de acciones por valor de 1.500 millones.

Pero el sector pronto caerá por un precipicio. La menor demanda provocada por las subidas de tipos hará más difícil cobrar más. La creciente competencia en los eléctricos reducirá aún más los precios y la cuota de mercado.

Pero Tavares tiene cierto colchón. Por un lado, Stellantis es más rentable que muchas de sus rivales. En 2022, convirtió más del 13% de sus ingresos en ingresos de explotación, un 50% más que Volkswagen, su rival europeo más cercano. Eso ayudará a absorber unos precios más bajos y a mantener el flujo de efectivo para un plan de inversión en eléctricos de 30.000 millones hasta 2025. Y Tavares sigue cosechando los beneficios de la fusión: ayer subió a 7.000 millones las sinergias previstas.

Sus debilidades podrían ser incluso una fortaleza. Su escasa presencia en China implica que tendrá menos que perder cuando sus rivales locales acaparen mercado. Las entregas en el país fueron menos del 5% del total combinado en Norteamérica y Europa en 2022. Además, el 60% de sus beneficios proceden de EE UU, que puede ser menos vulnerable a la competencia china.

Pero todo eso no ha repercutido en la acción. A 16 euros, cotiza a menos de 4 veces el beneficio por acción (BPA) estimado por los analistas para este año, por debajo de la media histórica de casi 5. Podría justificarse por una inminente caída de los beneficios. Pero el precio actual seguiría equivaliendo a su múltiplo a largo plazo incluso si el BPA cayera este año más de un tercio, hasta 3,3 euros, el doble de lo previsto por los analistas. Así que la recompra de Tavares parece dinero bien gastado.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_