_
_
_
_

El conato de fusión castiga al BBVA, que ya vale menos que Unicredit en Bolsa

La entidad española pierde su puesto como cuarta institución financiera con más valor en Bolsa en la zona euro frente al banco dirigido por Andrea Orcel

En la imagen, logo de la compañia de crédito europea Unicredit.
En la imagen, logo de la compañia de crédito europea Unicredit.Daniel Dal Zennaro (EFE)
Pierre Lomba

El intento fallido —por el momento— de BBVA de absorber al Sabadell ha castigado al banco de origen vizcaíno en los mercados. Unicredit, el segundo banco italiano, ha adelantado a la entidad presidida por Carlos Torres en capitalización bursátil en esta última semana. Aunque la negativa inicial del Sabadell le ha dado la vuelta a la acción, desde que saltase la noticia de la oferta, el BBVA se ha dejado un 4% de su valor en los parqués. Unicredit, sin embargo, sube más de un 2% en este periodo. El banco italiano es ya la cuarta institución financiera más grande de la zona euro, solo por detrás de su compatriota Intesa Sanpaolo, el Santander y BNP Paribas.

En su carta al Sabadell, Carlos Torres afirmaba que la operación buscaba colocar a la nueva entidad en lo alto del podio bursátil bancario. El ex McKinsey se ha encontrado, sin embargo, con que le ha pasado por la derecha (y siempre por el momento) un viejo conocido de la banca española: Andrea Orcel, consejero delegado de Unicredit (y, paradójicamente, quinto banquero mejor pagado de 2022, justo por detrás de Torres).

Orcel, uno de los nombres propios del sector financiero europeo, tomó las riendas de Unicredit en 2021. Antes, había sido durante seis años el jefe de banca privada del suizo UBS. Hasta 2018, cuando estuvo a punto de fichar por el Santander. El banco presidido por Ana Patricia Botín anunció su fichaje como número dos de la entidad, pero las discrepancias sobre quién debía hacerse cargo de su millonario bonus (por la salida de UBS) hicieron que el banco español renunciara. Orcel acusó a la entidad de incumplir su contrato y ganó en los tribunales: acabó consiguiendo una indemnización de 43 millones de euros.

Dos años y medio después, Orcel consiguió su objetivo de ser el primer ejecutivo de un gran banco europeo (no sin polémica: apenas el 54% de los accionistas dio luz verde a la política de remuneraciones). Desde entonces, el antiguo banquero de inversión ha llevado una agresiva estrategia de recompra de acciones en Unicredit, que ha contribuido a disparar su valor. El banco italiano cerró 2023 con una subida cercana al 90%, y este ejercicio ya gana un 43%. El avance ha conducido el precio de la acción a máximos de 2011. En sus últimos resultados, presentados este martes, la entidad italiana se anota un beneficio neto de 2.558 millones de euros, un 23,9% más, por encima también de las expectativas del mercado. La firma también elevó las previsiones para el ejercicio.

Desde el fichaje del ejecutivo italiano, en abril de 2021, el valor de la acción se ha más que cuadriplicado: de los ocho euros a casi 36. En cinco años, la acción ha subido un 220%. BBVA, aunque menos espectacular, también acumula un rally notable: en el último lustro su acción ha duplicado su valor. En el primer trimestre de 2021, 9.000 millones separaban a ambas entidades en Bolsa. Esta distancia se ha ido achicando, hasta el cierre de del primer trimestre de este año, cuando la distancia era de poco más de 5.000 millones. Un margen que se ha esfumado en apenas dos meses y, en buena parte, en apenas una semana.

La confirmación -tras una primera filtración en prensa- a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el pasado martes, de que el BBVA estudiaba un nuevo intento de matrimonio con el Sabadell revolucionó los mercados. Los inversores reaccionaron como suelen hacerlo en estas operaciones: comprando las acciones del candidato a ser absorbido —y candidato, sobre todo, a recibir una prima— y castigando al absorbente o comprador, ante la posibilidad de que el valor de su acción se diluya para pagar la operación. No obstante, el rechazo del Sabadell a la oferta han aliviado la presión sobre la entidad española.

El pequeño terremoto provocado por los rumores de fusión ha resultado en que el banco presidido por Torres saliera momentáneamente del club de las entidades valoradas en más de 60.000 millones de euros. Una cota que ha recuperado el miércoles, tras la comunicación de Sabadell en la que indica que BBVA le transmitió que no subiría el precio. No obstante, la entidad dirigida por Orcel ya superó esta barrera psicológica y se mantiene por encima. Así queda la foto fija (y siempre provisional) de los mercados. Ahora es el turno de BBVA para conseguir, como adelantaba en su carta, ser el primer banco de la eurozona por capitalización bursátil.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Pierre Lomba
Redactor de la sección de Economía. Graduado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y la Sorbona de París. Después de ejercer la abogacía, realizó el Máster de Periodismo de EL PAÍS y la Universidad Autónoma de Madrid.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Archivado En

_
_