_
_
_
_
_

El Ibex se congela y vuelve a chocar con los 10.600 puntos

La política monetaria centra todas las miradas

Varios paneles y monitores muestran en el parqué madrileño la evolución de la Bolsa española.
Varios paneles y monitores muestran en el parqué madrileño la evolución de la Bolsa española.Ana Bornay (EFE)
CINCO DÍAS

La cautela se impone en la Bolsas. Con los inversores pendientes de la decisión de la Reserva Federal, la renta variable apenas experimenta movimientos. Por tercera sesión consecutiva el Ibex 35 fracasa en su intento de recuperar los 10.600 puntos. El selectivo español, que en niveles intradía llegó a alcanzar los 10.656 puntos, concluye la jornada sin cambios y se sitúa en los 10.596,7 puntos.

Con una caída del 2,18% Naturgy lidera las caídas de la Bolsa. Un escalón por debajo se situó Acciona. La matriz del grupo que preside José Manuel Entrecanales no consigue sacudirse la presión bajista de su filial energética. En una jornada en la que Goldman Sachs reiteró su recomendación de vender para Acciona Energía y bajo su precio objetivo, Acciona retrocedió un 2,13%, descenso que alcanza el 1,18% en la filial energética. IAG, que el viernes vivió un momento de gloria gracias a la confianza de Moody`s y la vuelta al dividendo corrige un 1%.

Solaria, uno de los valores más presionados por las posiciones cortas en lo que va de año, lideró las ganancias con una subida del 2,19%. Junto a la renovable destacaron las subidas de las entidades que tratan de exprimir al máximo el repunte de las rentabilidades de la deuda. Unicaja se anotó un 1,64%; CaixaBank, un 1,47%; Sabadell, un 1,2%; Bankinter y Santander, un 0,49%, mientras BBVA hizo un alto en la escalada y cedió un 0.29%.

El comportamiento de la Bolsa española se mantuvo en línea con el del resto de índices europeos. En una jornada en la que los mayores movimientos corrieron a cargo de la renta fija, el Cac francés fue el que más movimiento experimentó al ceder un 0,2%. El resto de índices del Viejo Continente se mantuvieron en tablas, mientras Wall Street se anotaba un 0,5% en una sesión en la que la noticia más relevante fue el desembarco de Supermicro en el S&P 500.

Más movimiento que la renta variable lo experimentó el mercado de deuda, especialmente el estadounidense. Aunque los inversores están convencidos de que la Fed mantendrá sin cambios los tipos en la horquilla del 5,25-5,5%, seguirán de cerca las proyecciones. Después de un final de 2023 en el que el mercado empezó a poner en precio una rebaja agresiva de las tasas, la resistencia que muestran los precios y la solidez de la economía han dado paso a un reajuste de las expectativas. Los operadores creen que como pronto el primer recorte llegará se retrasa a la segunda mitad del ejercicio. Las rentabilidades de la deuda prolongan los ascensos, especialmente, los plazos cortos. El bono de EE UU a dos años sube al 4,74%, a gran distancia del 4,5% de hace una semana, y toca máximos del pasado noviembre. La deuda con vencimiento en 2033 se sitúa en el 4,35% con la española y alemana al mismo plazo sin cambios en el 3,2% y 2,5%, respectivamente.

¿Qué dicen los analistas?

El directivo de XTB, Joaquín Robles, explica que las principales Bolsas mundiales continúan impulsadas por los beneficios empresariales, el optimismo sobre la Inteligencia Artificial (IA) y la fortaleza económica.

Cristina Gavín, jefa de Renta Fija y gestora de fondos de Ibercaja Gestión, sobre la próxima reunión de la Reserva Federal (19 y 20 de marzo): “En cuanto a tipos de intervención se esperan pocas sorpresas, tras las declaraciones de Powell de hace apenas dos semanas donde descartaba una bajada del tipo de interés antes de junio, pocas novedades podemos esperar por ese lado. Los datos de precios que conocíamos el pasado martes 12 de marzo, ligeramente por encima de lo esperado, confirman estas previsiones y los riesgos de bajar tipos demasiado pronto”.

Katrin Löhken, economista de DWS para Reino Unido y Japón: “Con toda probabilidad, la reunión de marzo del Banco de Inglaterra (BoE) no será espectacular. Aún es demasiado pronto para un recorte de los tipos bancarios, y las nuevas previsiones de inflación y crecimiento, que podrían indicar un cambio fundamental en su evaluación de la política monetaria, aún no figuran en el orden del día. En cambio, es probable que el Banco de Inglaterra discuta intensamente su evaluación de los riesgos de una inflación persistentemente alta. Indicadores importantes como el impulso salarial y la inflación de los precios de los servicios muestran una tendencia a la baja que el BoE debería acoger favorablemente. Sin embargo, los niveles siguen siendo incómodamente altos (y superiores a los de, por ejemplo, la zona euro o Estados Unidos). Además, cada vez hay más indicios de que la economía se está estabilizando de nuevo, tras la profunda recesión, lo que podría contrarrestar los esfuerzos de consolidación del Banco Central. Sin embargo, esperamos que la recuperación sea sólo moderada, lo que debería permitir un primer recorte de los tipos de interés a finales de la primavera o principios del verano. El Banco de Inglaterra también debería hacer hincapié en que seguirá siendo restrictivo, incluso después de un primer recorte”.

BOLSAS - DIVISAS - DEUDA - TIPOS DE INTERÉS - MATERIAS PRIMAS

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días


Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_