_
_
_
_
_

El dividendo de Meta abre la puerta a un cambio en la retribución al accionista de Amazon y Alphabet

Goldman Sachs apunta que ambas empresas pueden seguir los pasos de la empresa de Zuckerberg

Meta Gráfico
Belén Trincado Aznar
Laura Salces

Las recompras de acciones ejercen en Wall Street la función de los dividendos son para la Bolsa española. Entre las cotizadas estadounidenses la fórmula habitual para retribuir a sus accionistas, si es que existe dicha retribución, son los planes de recompra, siendo la rareza el el abono de dividendo. De hecho, hay firmas como Berkshire Hathaway que nunca han pagado dividendo a sus accionistas y hacen gala de ello.

El anuncio de Meta de que abonaría el primer dividendo de su historia el próximo 26 de marzo, a razón de 0,50 dólares por acción, ha sido bien recibido por el mercado, dentro de un cóctel de resultados récord y de un aumento de 50.000 millones de dólares en su plan de recompra de acciones. Pero, ¿qué pasaría si las firmas del S&P 500 que no retribuyen aún a sus accionistas vía dividendo se sumaran a esta corriente? Desde Goldman Sachs lo consideran viable y estiman que alguno de los otros siete magníficos que aún no pagan dividendo -Apple, Microsoft y Nvidia ya lo hacen- podrían sumarse a esta tendencia. En concreto, mencionan a Google y Amazon, las dos tecnológicas que según los analistas del banco de inversión cuentan con “fundamentos que históricamente implicaron una mayor probabilidad de iniciar un dividendo en relación con sus pares”.

Los expertos de Goldman Sachs consideran que solamente el nuevo dividendo anunciado por Meta, que implica un pay out (porcentaje de beneficio destinado a remunerar a sus inversores) del 10%, elevará un 0,7% el dividendo por acción estimado del S&P 500 para este año, asumiendo que el peso de la compañía tecnológica en el índice bursátil es del 2,5%. Un cálculo que extrapolan a todas las grandes empresas del S&P 500: solo en el caso de que Alphabet y Amazon se sumaran a Meta y optaran también por un pay out del 10%, el dividendo por acción del S&P 500 aumentaría en un 1,8%.

En plena temporada de resultados anuales del S&P 500, 56 de sus miembros han anunciado un alza de su dividendo medio del 6%. Por sectores, las entidades financieras y las compañías industriales son las que más han incrementado la retribución al accionista a través de esta vía, lo que ha llevado a la Goldman a elevar su estimación de dividendo por acción del índice hasta el 6% para este ejercicio, desde el 4% previo, y a mantener un alza del 5% para el ejercicio 2025. Un repunte que está justificado por la mejora del entorno económico, la expectativa de próxima bajada de los tipos de interés a lo largo de este año por parte de la Reserva Federal y por el rally registrado por las cotizadas desde mediados de octubre.

Las compañías industriales son las cotizadas del S&P 500 más comprometidas con el dividendo. En conjunto, el sector pesa un 24,1% dentro del índice que agrupa a las llamadas aristócratas del dividendo, aquellas cotizadas que llevan 25 años pagando siempre una retribución constante y ascendente a sus accionistas. Tras ellas, se sitúan las de bienes de consumo, con un peso del 22,8% en el índice, y las de materiales (12,5%), según datos de S&P Global.

Por contra, junto con el conglomerado financiero de Warren Buffett hay un buen puñado de integrantes del S&P 500 que no reparten dividendo, como Tesla, Advanced Micro Devices, Adobe, Salesforce, Netflix, Uber, Booking o Boeing. Los analistas de Goldman Sachs calculan que si a Meta se sumaran Alphabet, Amazon, Bershire Hathaway y Tesla en el pago de cupón, el dividendo por acción del índice estadounidense se incrementaría en un 3,1% en 2024, teniendo en cuenta el peso que aglutinan todas ellas en selectivo.

Cierto es que las próximas elecciones presidenciales en Estados Unidos bien pueden tener algo que ver en la futura evolución de los dividendos entre las empresas del S&P 500. Desde 2022 está vigente un impuesto que grava con el 1% los planes de recompra de acciones en EE UU, con el objetivo de animar a las empresas a fomentar la inversión a largo plazo, infraestructuras e innovación tecnológica. Tasa que el actual presidente Joe Biden ha asegurado que quiere ampliar hasta el 4%, lo que, de llegar a producirse, beneficiaría al reparto de dividendos.

Pero más allá de dividendos, la recompra de acciones se mantiene como la fórmula más habitual de retribuir al accionista entre las cotizadas estadounidenses, mecanismo que ha ido ganando adeptos también entre las cotizadas europeas tras el estallido de la pandemia. Según un informe de Deutsche Bank las recompras han seguido aumentando esta temporada en Wall Street y solo en la segunda semana de febrero las cotizadas estadounidenses anunciaron planes de adquisición de títulos propios de 63.000 millones de dólares, la mayor cuantía en una única semana desde mayo de 2023. Entre ellas está Uber, que prevé destinar 7.000 millones de dólares a la recompra de sus títulos a lo largo del año tras lograr entrar en beneficios por primera vez.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_

Sobre la firma

Laura Salces
Es jefa de sección de Mercados/Inversión de Cinco Días, donde ha ejercido la mayor parte de su trayectoria profesional. Entre 2017 y 2020 coordinó también la sección de Economía y previamente estuvo especializada en empresas turísticas.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Archivado En

_
_