_
_
_
_
_

Las Bolsas europeas se suman a la carrera de Wall Street y pulverizan récords gracias a Nvidia

El Stoxx 600 alcanza un nuevo máximo histórico mientras el Ibex se queda a la zaga de Europa y sube un 0,3%

Stoxx600 Nividia Gráfico
Belén Trincado Aznar

El riesgo de defraudar era muy alto. Después de subir un 225% en los últimos 12 meses y superar la capitalización de Amazon y Google, dos dignos representantes del club del billón de dólares, el mercado aguardaba con nerviosismo las cuentas del que para algunos es ya el valor más importante del planeta. Pero los inversores pueden respirar tranquilos. Un crecimiento de los ingresos y del beneficio de tres dígitos fue suficiente para despejar cualquier atisbo de duda sobre las valoraciones de Nvidia. En sintonía con lo que apuntaban las operaciones fuera de mercado, el fabricante de tarjetas gráficas abrió con una subida del 12%, ascensos que conforme avanzaba la jornada se fueron ampliando y al cierre de los mercados europeos alcanzaban el 15% mientras recibía una avalancha de mejoras de precio objetivo por parte de los analistas.

Ha bastado un solo día para que Nvidia aumentara en 230.000 millones de dólares su valor, superando el alza de 196.838 millones registrada a principios de mes por Meta. A pesar de esta empujón, Nvidia se mantiene anclada en el tercer puesto de empresa más valiosa. Por encima se sitúan Apple y Microsoft. “Cuando una empresa registra un crecimiento interanual de los ingresos del 265% como lo hizo Nvidia merece una valoración premium”, señaló a Bloomberg, James Demmert, director de inversiones de Main Street.

Los resultados de Nvidia era la gasolina que necesitaban las Bolsas para abandonar la apatía y dejar atrás las dudas que generan las expectativas de tipos altos durante más tiempo. El tirón de las tecnológicas permitió a los índices de EE UU, Europa y Asia –el Nikkei revalidó sus máximos 34 años después– pulverizar todos los récords en la que puede considerarse una jornada histórica. El Stoxx 600 sigue la estela de la renta variable estadounidense y marca nuevos récords. Algo que también lograron el Dax alemán y el Cac francés. Aunque en estos ascensos las empresas de semiconductores jugaron un papel protagonista, las tecnológicas compartieron el protagonismo con las automovilísticas en una jornada marcada por los resultados de Mercedes en el disparadero. Aunque la compañía ganó un 1,7% menos en 2023, los inversores aplaudieron el programa de recompras por valor de 3.000 millones. Con una subida del 4,7%, las automovilísticas se anotaron un 2,48%, el segundo sector más alcista.

Solita Marcerlli, analista de UBS Global Wealth Management, señala que los resultados de Nvidia son un alivio para los entusiastas de la IA. “Creemos que es probable que continúe el impulso a corto plazo de las acciones relacionadas con esta industria. Para sacar partido de ello elegimos a las empresas que operan en el negocio de los semiconductores y el software”, remarca.

En una jornada en la que la campaña de resultados acaparó todas las miradas el Ibex 35 se sumó a la corriente compradora, pero con menor intensidad que sus comparables europeos. El selectivo español sumó un 0,31% en su cuarta sesión consecutiva al alza. Las utilities, sobre las que vienen advirtiendo algunas firmas de análisis, fueron el lastre de la Bolsa española. Coincidiendo con la presentación de resultados, Iberdrola bajó un 1,69%. Un día antes de desfilar por la pasarela de resultado Citi aprovechaba el nuevo entorno de tipos y la caída de los precios energéticos en Europa para colgarle el cartel de venta. Por encima de la eléctrica que preside Ignacio Galán se situó Enagás. La gasista puso fin a tres sesiones consecutivas al alza y cedió un 2,33%. En este descenso juega un papel destacado la presión de los bajistas. En las últimas 24 horas BlackRock y Point 72 han subido su apuesta contra la compañía y mantienen posiciones cortas sobre el 2,82% del capital.

En el lado opuesto se situó Repsol. La mejora de la retribución al accionista vía dividendos y recompra de acciones sirvieron para que la petrolera se anotara un 5,45%, la mayor subida desde noviembre de 2022. Telefónica, la otra cotizada que presentó cuentas, escapó a las caídas y se anotó un 1,6% pese a haber registrado las primeras pérdidas desde 2002.

Las actas de la pasada reunión de la Reserva Federal y el BCE pasan de puntillas sobre el mercado. Los inversores son conscientes de que la rebaja de los tipos no será inminente y los futuros descuentan ya recortes inferiores a los 100 puntos básicos, frente a los 150 finales de 2023. La rentabilidad del bono español se mantiene estable en el 3,3% con el estadounidense al mismo plazo en el 4,3%. La fortaleza del sector servicios en Europa sirvió de impulso al euro que se cambia a 1,08 dólares.

Cotizaciones

BOLSAS - DIVISAS - DEUDA - TIPOS DE INTERÉS - MATERIAS PRIMAS

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_