_
_
_
_
_

Tecnología europea en el reino de los Siete Magníficos

El índice tecnológico de Europa despunta como el mejor sectorial en el año gracias a las alzas cercanas al 20% de ASML y SAP, las joyas de la industria 

Abstract image of businessman walking in VR environment
gremlin (Getty Images)

La fiesta de las tecnológicas no solo se celebra en Estados Unidos, ahora que sus gigantes terminan esta semana de presentar los resultados del pasado año. Europa también festeja la marcha de estos valores y su índice Euro Stoxx 600 Technology se marca una subida del 8% en el año, después de cerrar el pasado con ganancias del 31%, muy por encima del Euro Stoxx 50 (23%), aunque aún por debajo del estadounidense Nasdaq, que se anotó una revalorización del 43%.

La comparativa entre las tecnológicas europeas y las estadounidenses evoca fábulas de gigantes y enanos. Las siete empresas tecnológicas más grandes de Estados Unidos –los llamados siete magníficos (Alphabet, Amazon, Apple, Meta, Microsoft, Nvidia y Tesla)– tienen un valor de mercado de 11 billones de euros, frente a los 700.000 millones de euros de la industria europea.

Los datos de la firma holandesa fabricante de equipos ASML y del gigante europeo del software, la alemana SAP, son la punta de lanza europea en tecnología, ambas con subidas en Bolsa cercanas al 20% este año. “ASML triplicó el número de pedidos el último trimestre del pasado año con clientes como Intel, Samsung, y Taiwan Semiconductor. Durante los últimos meses ha solucionado sus problemas de inventarios y se espera que se beneficie de la recuperación de China, que representó el 39% de las ventas a final de año”, explica Joaquín Robles, analista de XTB. Y añade: “En cuanto a SAP, superó la pasada semana las expectativas en sus resultados y anunció una reestructuración que afectará a 8.000 trabajadores con el objetivo de desarrollar e invertir en inteligencia artificial (IA)”.

La tecnología europea despunta en Bolsa

Pero el buen momento bursátil no ha sido generalizado, las compañías de semiconductores como ST Microelectronics e Infineon han comenzado el ejercicio con caídas en sus precios en Bolsa, del 9,8% y del 9%, respectivamente. También las dedicadas a la tecnología de comunicaciones han tenido una evolución dispar: Nokia ha subido el 5%, en tanto que Ericsson se anota una caída de casi un 11%. Así, los expertos consultados trazan de cara a este 2024 una línea diferencial entre los subsectores tecnológicos.

Wolf von Rotberg, estratega de renta variable en J. Safra Sarasin Sustainable AM, indica que “dentro de la tecnología, somos más cautos con las empresas de consumo (telefonía, ordenadores), ya que están más expuestas a la ralentización de la demanda minorista en los próximos trimestres”, explica.

Goldman Sachs abunda en esta diferenciación sectorial para optar por los que tienen mayor capacidad de crecimiento este 2024. En general estos expertos ven la IA, la digitalización de la industria automotriz y la electrificación como impulsores de la demanda de las tecnológicas en los próximos años. “Seguimos adoptando un enfoque selectivo en los semiconductores europeos, donde vemos que las tendencias son diferentes en función de los mercados finales (por ejemplo, automóviles frente a consumidores) y aplicaciones (por ejemplo, avanzadas frente a heredadas), y reiteramos nuestra opinión más cautelosa sobre tecnología de telecomunicaciones. Nuestras recomendaciones de acciones (vender Ericsson) reflejan nuestras expectativas de debilidad del mercado inalámbrico en los próximos años”, concluyen.

Por su parte, Luca Colussa, responsable de renta variable cuantitativa de Generali Investments, se muestra cauto sobre el devenir del sector a la vista de los niveles ya alcanzados. “Tras este repunte de enero, no cabe duda de que la valoración del sector no es barata, ya que el precio/beneficio relativo frente al mercado europeo alcanzó los máximos de dos décadas observados a finales de 2021. Esto significa que las empresas tecnológicas europeas deben lograr el crecimiento de los ingresos y los beneficios en los próximos trimestres. La capacidad de aprovechar los avances en inteligencia artificial sigue siendo fundamental”, explica.

En un año complicado para el conjunto de la Bolsa, la selección de valores será decisiva y, en este sentido, los tecnológicos también cuentan con diferentes expectativas, según los analistas. ASML es la tercera compañía más valiosa del mercado europeo con 326.000 millones de euros de capitalización, solo por detrás de Novo Nordisk y Louis Vuitton. Este líder mundial en la fabricación de máquinas de litografía, clave para imprimir chips de última generación, ofrece unas buenas previsiones de revalorización. Álvaro Antón, responsable de Abrdn para España y Portugal, destaca que “ASML cuenta con el monopolio de las máquinas esenciales para fabricar los chips avanzados que impulsarán la revolución actual y futura de la informática, en particular la inteligencia artificial”. La preocupación para este experto son las tensiones geopolíticas en torno a China y las guerras de chips relacionadas.

Desde Goldman recomiendan comprar el valor y argumentan “que una cantidad significativa de nuevas fábricas de semiconductores requerirán las herramientas de ASML, lo que consideramos que respalda las sólidas perspectivas de crecimiento en 2025 y la reaceleración de pedidos a lo largo del año”. También JP Morgan se muestra optimista sobre el futuro del valor: “La fuerte entrada de pedidos en el cuarto trimestre de 2023 indica que los ingresos y beneficios en el año 2025 serán mucho mayores que en 2024, y que los fuertes pedidos están contribuyendo a las previsiones para el 25″, indican.

El gigante del software alemán SAP es una clara opción de compra para Barclays, que subió el pasado enero su precio objetivo a 175 euros (cotiza en 165). El banco británico destaca la reestructuración y el giro de la compañía hacia la inteligencia artificial, además de sus favorables múltiplos.

Otro de los valores punteros es ST Microelectronics, fabricante de semiconductores que Goldman tiene bajo el cartel de venta con un precio objetivo de 37 euros cuando cotiza ahora a 40 euros. “Si bien consideramos que la recuperación del consumidor respalda a la compañía, apreciamos presión sobre los márgenes, y su negocio automotriz podría verse presionado por las recientes perspectivas de ventas de su competidor en conducción autónoma, Mobileye”, indican.

Por su parte, los analistas de Barclays han recortado el precio objetivo de ST Micro a 46 euros, ya que esperan una caída del beneficio por acción y descensos en la facturación. “Es probable que corra más riesgo de que los ingresos de China caigan antes que sus competidores de la UE, dada su exposición”, indican. Para los expertos de Barclays y de Goldman, la alternativa más interesante en semiconductores es Infineon. “Preferimos Infineon (con consejo de sobreponderar) ya que tiene menos exposición industrial, que creemos es el mercado final con peor desempeño actualmente. En nuestra opinión, la estrategia de Infineon también es menos exigente y arriesgada”, indican desde Barclays. En Goldman esperan un precio de la acción en el horizonte de un año de 43,5 euros (ahora cotiza en 33,7) por la fuerte demanda de su negocio automotriz. Pero también indican que se ha perdido una posible prima de compra o fusión en el sector de semiconductores por las trabas planteadas por los reguladores estadounidenses y chinos.

Dentro de las tecnologías de las telecomunicaciones, las expectativas no son favorables, aunque se decantan por Nokia en detrimento de Ericsson. “Vemos un perfil de riesgo/recompensa más favorable para Nokia (neutral) en comparación con Ericsson (vender), dado que Nokia tiene una menor exposición al mercado inalámbrico en general, que experimentó una reducción significativa en el gasto en 2023. Además, cotiza con un descuento del 24% frente a Ericsson”, explican desde Goldman. En Barclays dan un precio objetivo de 3 euros a Nokia (ahora cotiza a 3,33 euros) y recomiendan infraponderar: “Si bien estábamos impresionados por la reducción de costes de Nokia y el progreso logrado en la recuperación del margen bruto, creemos que el ciclo descendente está lejos de terminar para los proveedores de equipos de telecomunicaciones”, explican. En Ericsson se muestran pesimistas sobre la evolución de sus ratios con un precio objetivo reducido hasta las 50 coronas suecas (cotiza a 57).

Sobre el sector también pende el riesgo geopolítico y cómo la guerra comercial y tecnológica entre Estados Unidos y China puede repercutir en las ventas de las firmas europeas al gigante asiático. Habrá que esperar a las elecciones presidenciales de noviembre en Estados Unidos antes de saber si una mayor tensión con China dejará nuevas limitaciones a la industria de la tecnología.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Archivado En

_
_