_
_
_
_

La compra de GIP lleva a BlackRock a rozar un peso del 4% en el Ibex

Sus participaciones en el selectivo suman más de 24.000 millones

BlackRock Bolsa
Carlos Cortinas Cano
Gema Escribano

Paso a paso, BlackRock, la mayor gestora del mundo, va ampliando su peso en el Ibex 35. Desde que el 12 de enero se conociera la compra del fondo de infraestructuras GIP, Naturgy, el principal activo de la firma se ha situado en el punto de mira. Con esta operación la firma que pilota Larry Fink pasará a ostentar el 20% del capital de Naturgy. A precios del mercado esta participación está valorada en 4.906 millones. La gasista española, una compañía considerada estratégica, es la principal posición de la gestora estadounidense, pero no la única. Junto a Naturgy, a través de sus fondos indexados BlackRock está presente en el capital de 19 integrantes del Ibex 35, unas participaciones que a precios de mercado están valoradas en 24.172,8 millones. Esto equivale al 3,8% de los 634.076 millones que capitaliza el índice. A pesar de este protagonismo, la gestora no acostumbra a entrar en los consejos de administración de las empresas en las que participa –sí prevé mantener los dos actuales consejeros de GIP en Naturgy–, puesto que buena parte de sus participaciones están ligadas a sus fondos indexados.

La presencia de BlackRock en el resto de cotizadas es mucho más modesta, con tenencias que oscilan entre el 3,07% de Aena y el 6,2% de Fluidra. Eso sí, la diversificación es la seña de identidad. La gestora estadounidense mantiene participaciones significativas en bancos, energéticas, turísticas, inmobiliarias, firmas de infraestructuras y farmacéuticas.

A precios de mercado un escalón por debajo de Naturgy se situaría Iberdrola. Según los registros de la CNMV, desde 2010, primera fecha de la que se dispone de datos, la gestora se ha ido reforzando en la eléctrica española y el pasado julio elevó su peso en el capital hasta el 5,395% actual, lo que equivale a unos 3.844 millones. Con las adquisiciones efectuadas hace seis meses, BlackRock se convierte en su segundo accionista de referencia. Solo por encima de la firma estadounidense se sitúa Qatar Investment Authority, con un 8,694% del capital.

En la lista de mayores posiciones de la firma de Larry Fink no podían faltar Santander y BBVA, los dos colosos del sistema financiero español. El último incremento efectuado en el capital de la entidad que preside Ana Botín se remonta a octubre de 2019 cuando aumentó su exposición del 5,412% al 5,426% actual. A precios de mercado su participación está valorada en 3.258 millones de euros. Parece que las gestoras estadounidenses confían en Santander, pues el segundo accionista de referencia es Dodge & Cox. En junio de 2022 la firma estadounidense fundada en 1930 por Van Duyn Dodge y E. Morris Cox desembarcó en la entidad y desde entonces mantiene una exposición sobre el 3,038% del capital.

Un comportamiento muy parecido al que mantiene en Santander es el jugado en BBVA. Desde abril de 2019 BlackRock controla el 5,917% del capital, lo que equivale a unos 2.760 millones. En noviembre de 2023 coincidiendo con el rally que experimentaban los bancos y aprovechando que la entidad decía adiós al descuento respecto al valor en libros la gestora de pensiones Capital Research and Management Company se sumó al interés por la entidad y entró en su capital con un 3,01%.

Pero la presencia de la mayor gestora del mundo en el capital de las entidades españolas no se limita a Santander y BBVA. En CaixaBank controla el 4,994% (1.434,9 millones de euros) mientras su peso en Sabadell se limita al 3,965% (248 millones). Quedan al margen de los tentáculos de BlackRock Unicaja y Bankinter.

El interés por el sector energético de la gestora es muy variado. Aunque con la entrada en Naturgy y la posición que mantiene en Enagás (5,422%), el gasista sería el negocio con más presencia, BlackRock mantiene exposición al sector petrolero de la mano de Repsol. Desde mayo de 2022 la gestora estadounidense es propietaria del 5,475% del capital de la compañía que preside Antonio Brufau.

Aunque las cotizadas vinculadas a las materias primas juegan un papel destacado en la cartera, la gestora es consciente de que en un mundo en el que crece la preocupación por el medio ambiente las energías limpias están llamadas a ocupar un papel destacado. Unos tipos de interés en máximos de dos décadas y con las expectativas de que se mantengan en niveles altos durante más tiempo no son el clima más idóneo para la inversión en renovables. Además de la exposición a Iberdrola, la gestora controla el 4,16% (74,25 millones) del capital de Solaria.

El interés por las infraestructuras no es algo nuevo. Aunque la compra de GIP es la mayor operación de BlackRock en más de una década, la gestora está presente en ACS (5,838%) y Acciona (3,325%). En el ámbito de las infraestructuras energéticas Redeia, el operador del sistema eléctrico, es el mejor ejemplo (4,995%) mientras que en el universo de la telecomunicaciones sobresale Cellnex, donde su exposición alcanza el 5,05%. Junto al operador de torres la gestora es dueña del 4,983% de Telefónica.

Dentro del universo de empresas turísticas, cotizadas que siguen sin recuperar los niveles prepandemia, la gestora se decanta por Aena (3,071%) y Amadeus (5,249%). La firma también confía en el inmobiliario, un sector que está llamado a recuperar el brillo perdido a medida que los bancos centrales relajen las tasas. Con el 5% del capital BlackRock es junto a Santander (22%) y el empresario Manuel Lao Hernández (6,271%) uno de los tres accionistas de referencia de Merlin. En Colonial su participación alcanza el 3,929%, a gran distancia del 19% de la autoridad inversora de Qatar.

Los propietarios de la Bolsa española

Grandes fondos.  El desembarco en Naturgy tras la compra de GIP ayudará a que BlackRock se consolide como la gestora con más peso en la Bolsa española. Junto a la firma estadounidense que a cierre de 2022 contaba con 7,90 billones de euros bajo gestión, se cuelan grandes nombre como Vanguard, Invesco, Norges Bank, Amundi, Fidelity y The Children’s Investment Fund (TCI). A ellos se han sumado en los últimos años los petrodólares. El caso más sonado de los últimos meses lo protagonizó la teleco saudí STC con el anuncio de su intención de hacerse con el 9,9% de la compañía que preside José María Álvarez-Pallete. Con anterioridad a la teleco, el fondo soberano de Qatar desembarcó en Iberdrola y Colonial. A ello se suma el 25,15% que Qatar Airways posee en IAG.
Estado. La lista de grandes propietarios la cierra el Estado. A la espera de ver cómo se desarrolla la adquisición del 10% de Telefónica a manos de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), la institución es propietaria del 25,159% de Indra, el 5% de Enagás y el 20% de Redeia. La presencia del Estado en el accionariado del Ibex se completa con el 16,117% que ostenta en CaixaBank a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y el 51% de Aena por medio de Enaire, la entidad pública empresarial que tiene asignada la gestión de la navegación aérea en España.


Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Sobre la firma

Gema Escribano
Periodista económica, con 13 años de experiencia como redactora. Formó parte de la web de Cinco Días desde 2010 hasta 2017 cuando pasó a integrar la sección de Mercados. Especializada en información bursátil y mercado de deuda. Estudió periodismo en Universidad Carlos III.

Más información

Archivado En

_
_