_
_
_
_
_

La deuda repunta a máximos ante las expectativas de tipos altos durante más tiempo

El bono español a 10 años ronda niveles de 2014, por encima del 3,8%, y el de EE UU trepa al 4,4%, máximos de 2007

La rentabilidad de los bonos marca nuevos máximos tras el mensaje de la Fed
Carlos Cortinas Cano

La corrección se abre paso en los mercados. El mensaje más duro lanzado ayer por la Reserva Federal se está dejando sentir en los mercados. Aunque los inversores ya daban por descontado que antes de final de año el banco central estadounidense volvería a elevar los tipos, en los últimos meses había empezado a cobrar fuerza la idea de que las tasas estaban próximas a tocar techo. La resistencia que muestra la economía y el repunte de los precios energéticos se convierten en un obstáculo para que la inflación retorne al objetivo del 2%, un hecho que ya ha empezado a notarse. Este escenario ha obligado a los funcionarios de la Fed a ajustar el diagrama de puntos. En lugar de la rebaja de 100 puntos básicos que se preveía en junio, ahora la institución espera que las tasas bajen 50 puntos básicos en 2024. Las expectativas de tipos altos durante más tiempo son el caldo de cultivo perfecto para que las rentabilidades de la deuda prolonguen las subidas.

Después de que el bono estadounidense a dos años repuntará ayer a máximos de 2016 hoy los ascensos se replican en Europa. El bono español a 10 años se aproxima al 3,8%, nivel que ya superó el pasado martes cuando tocó máximos que no veía desde febrero de 2014. Los ascensos son generalizados. Es decir, no se limitan a la deuda periférica. El bono alemán con vencimiento en 2033 sube al 2,74%, máximos de 2011. El rendimiento del bono de EE UU a una década se eleva en la sesión a un nuevo máximo anual, ya por encima del 4,4%, lo que supone volver a niveles de 2007

Como ocurrió ayer en el mercado estadounidense los ascensos son más acusados en la deuda a corto plazos, los vencimiento más sensibles a los cambios de política monetaria. El bono alemán a dos años sube al 3,3%. Es decir, se aproxima a los niveles registrados en marzo, cuando marcó máximos de 2007. Este comportamiento viene a acentuar la inversión de la curva de deuda. Es decir, los plazos cortos pagan más que los largos. Tradicionalmente este hecho se ha interpretado como una señal de recesión. Aunque como señaló ayer Powell la Reserva Federal considera que todavía sigue siendo probable un aterrizaje suave (bajar la inflación sin provocar una recesión) en la zona euro este escenario se complica tal y como se refleja en las proyecciones publicadas la semana pasada por el BCE y la rebaja de las previsiones acometida por Bruselas unos días antes.

Este alza de las rentabilidades de los bonos incidió en la subasta de deuda a medio y largo plazo que realizó hoy el Tesoro, que tuvo que elevar el tipo de interés en todas las referencias vendidas. En los bonos a tres años, de los que colocó 2.587 millones de euros, el tipo marginal se incrementó al 3,533%, frente al 3,31% de la subasta precedente. En las obligaciones a siete años, pero con una vida residual de cuatro años y cuatro meses, el tipo de interés pagado por el Tesoro español pasó del 2,937% al 3,43%.

“Lo importante para los inversores es que, si la economía de Estados Unidos sigue resistiendo mejor, quizá porque el tipo neutral a corto plazo ha subido, la Fed mantendrá los tipos más altos durante más tiempo para cumplir su misión”, resume Raphael Olszyna-Marzys, economista internacional en J. Safra Sarasin Sustainable AM. El experto añade que el mercado esta vez, ha tomado en serio a Powell y “el resultado probable, por tanto, es que los tipos se mantengan elevados hasta que algo malo –datos económicos muy débiles o un accidente financiero– impulse a la Fed a recortarlos.

El mensaje de Powell deja una apuesta clara por un aterrizaje suave de la economía del país. La Fed ha elevado incluso su previsión de crecimiento para este año, con un alza del PIB del 2,1%, más del doble de lo previsto hace tres meses, para 2024, en que se espera crezca el 1,5%, cuatro décimas más. Además, el paro se situaría en el 4,1% el año próximo, algo por encima del 3,8% con que se espera que se cierre este año.

Pimco, la mayor gestora del mundo de renta fija, no tiene en cambio tan claro que EE UU vaya a evitar la recesión. “Pensamos que la probabilidad de recesión es una moneda al aire. Se espera que la política monetaria restrictiva se mantenga durante un periodo prolongado y ralentice la actividad económica con el tiempo. Los excedentes económicos positivos de la pandemia, incluido el elevado exceso de ahorro de los hogares, se están agotando”, advierte.


Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_