_
_
_
_

EiDF presenta sus cuentas reformuladas y buscará un nuevo CEO

La empresa cumplió el lunes cuatro meses suspendida de cotización. PwC plasmó sus dudas sobre “la capacidad del grupo para seguir operando como empresa en funcionamiento”

Eidf Solar
Instalación de autoconsumo solar industrial en Navarra de EiDF Solar.
Fernando Belinchón

EiDF, la compañía que ha permanecido cuatro meses suspendida de cotización en Bolsa por orden de la CNMV, ha publicado finalmente sus cuentas de 2022 este jueves después de una investigación a fondo de Deloitte para resolver las discrepancias que expresó PwC y que impidieron su presentación a tiempo. La empresa ha anunciado una remodelación de la cúpula y buscará incorporar nuevos cargos para “reforzar” su gobernanza y el nivel de control interno. Entre ellos, contratará a un nuevo consejero delegado. Hasta ahora, el fundador, CEO y máximo accionista de EiDF, Fernando Romero, era quien dirigía la empresa. EiDF no ha especificado que papel jugará Romero exactamente a partir de ahora.

Según refleja el resultado consolidado publicado este jueves, la empresa tuvo un importe neto de la cifra de negocio de 299,74 millones de euros, un 517% más que en el ejercicio 2021. Los costes de la empresa también se dispararon, con lo que el resultado de explotación consolidado pasó de ser de 2,41 millones de euros en 2021 a ser de -1,22 millones de euros en 2022. El resultado consolidado del ejercicio arrojó unas pérdidas de 2,71 millones de euros, un desempeño que contrasta con los 1,11 millones de euros que ganó EiDF en 2021.

En cuanto al flujo de caja, las actividades de explotación dejaron un flujo de efectivo neto negativo de 43 millones de euros, algo más que los 39 millones de euros de 2021. La emisión de deuda fue el elemento que más contribuyó a equilibrar el flujo de efectivo neto. Con todo, el ejercicio 2022 cerró con una disminución neta del efectivo de 2,84 millones de euros. A finales de ese año, EiDF tenía efectivos o equivalentes por valor de 16,2 millones de euros.

Estos resultados llegan tras meses de suspense. PwC ha dado el visto bueno a las cuentas finalmente, pero emitiendo una opinión con salvedades. “En el curso de nuestro trabajo de auditoría se han puesto de manifiesto incidencias relevantes que suponen la existencia de debilidades significativas en el modelo de gobierno corporativo y el sistema de control interno de la sociedad dominante, las cuales afectan, esencialmente, al área de gestión de contratos, seguimiento de proyectos y partes vinculadas”, arranca el párrafo de la explicación del por qué de las salvedades.

Pese a reconocer que los administradores han terminado escuchando los problemas identificados tanto por Deloitte como por ellos y que han procedido a ponerle remedio, PwC sostiene que no le es posible “asegurar totalmente que no pudieran surgir otras cuestiones no identificadas hasta el momento que, en su caso, pudieran suponer otros posibles errores y/o contingencias no recogidas en las cuentas anuales consolidadas adjuntas adicionales a las ya corregidas por los administradores y asimismo consideradas en la reexpresión de las cifras comparativas del ejercicio anterior”.

Según explica PwC, a cierre del ejercicio 2022, la propia continuidad operativa del grupo EiDF estaba en el aire. La empresa tenía un fondo de maniobra negativo de 20,93 millones de euros. “Este hecho, junto con otras cuestiones expuestas en la nota 2.3, indican la existencia de una incertidumbre material que puede generar dudas significativas sobre la capacidad del grupo para continuar como empresa en funcionamiento”.

En 2021, EiDF tenía un fondo de maniobra positivo por valor de 1,94 millones de euros. Lo que propició esta entrada en negativo fue, según explica PwC, “la adquisición de determinados activos en el marco de un plan de crecimiento y estrategia de ampliación y refuerzo del negocio, activos fotovoltaicos o comercialización de energía; el traspaso a corto plazo de la deuda concedida por Iberian Direct Lending debido al incumplimiento de ratios financieros (19,5 millones de euros); la emisión de pagarés a corto plazo (18 millones de euros) para financiar inversiones de largo plazo; fuerte inversión en el desarrollo y construcción de parques (desarrollo de permisos y obra ejecutada) para las filiales, cuyo cobro, debido a la naturaleza del proceso, no se prevé como probable sea en el corto plazo”.

Aunque EiDF sostiene “que la compañía ha atendido el párrafo de énfasis de su auditor y le ha dado la vuelta al fondo de maniobra del grupo mediante la amortización de pagarés por un importe de 13,2 millones de euros, la venta de activos el pasado 14 de agosto, por importe de 26 millones de euros, y la obtención de un waiver [una suerte de autorización temporal para no cumplir obligaciones de afrontar pagos referentes a una deuda sin penalizaciones a cambio] de Iberian Direct Lending Fund por 19,5 millones de euros, lo que sitúa su fondo de maniobra en positivo, en 12,5 millones, a día de hoy”, PwC se reafirma. “Nuestra opinión no ha sido modificada en relación con esta cuestión”, dicen las cuentas auditadas presentadas este jueves en el punto que hace referencia al fondo de maniobra.

Por otro lado, la firma gallega especializada en energía fotovoltaica ha procedido a revisar su criterio de consolidación, e integra a diversas SPVs, o empresas de inversión fotovoltaicas, participadas y que en 2021 reflejaba en su consolidado por puesta en equivalencia. EiDF destacó que esto supone que adopta “un criterio contable más conservador al no reconocer los ingresos y el margen hasta la venta de los activos o su puesta en producción”.

La presentación de estas cuentas no implica que la suspensión de cotización que pesa sobre EiDF vaya a levantarse de forma inmediata. Fuentes de la CNMV aseguran a CincoDías que estudiarán la publicación. El supervisor decidirá tras analizar las cuentas si es suficiente para retomar la cotización. Entre la documentación que EiDF tenía que presentar, según dijo la propia compañía, se encontraba el informe forensic elaborado por Deloitte, un documento que EiDF explica que se terminó de elaborar el 26 de julio.

De esta manera, la empresa, que espera que pueda volver a levantarse la suspensión de cotización que pesa sobre ella desde mediados de abril, indicó que sus cuentas anuales de 2022 “superan con creces tanto las del año anterior como las más optimistas de su plan de negocio”.

Las tres discrepancias

PriceWaterhouseCoopers fue la auditora que detectó problemas en las cuentas de 2022 en un primer momento. Según comunicó la propia EiDF en aquel entonces, PwC encontró tres incidencias que evitaron que la auditora aprobara las cuentas. La primera de las discrepancias hacía referencia a las relaciones de EiDF con sus socios en proyectos en los que participan. En concreto, Deloitte las ha analizado para determinar si pudiesen existir conflictos de interés, la lógica societaria de esos acuerdos y su sustancia económica, así como su reflejo en las cuentas. El segundo punto de conflicto es el vínculo con los clientes. Más concretamente, “la realidad económica y la situación actual” de los proyectos facturados a la firma. El tercer punto en cuestión es la deuda. Deloitte ha buscado la causa de la deuda registrada y su soporte documental.

La auditora encargada de la investigación, Deloitte, concluyó su informe el 26 de julio de 2023 según ha desvelado hoy la propia EiDF. La empresa escuchó a ambas firmas de auditoría y ajustó sus cuentas. Las correcciones recomendadas fueron las de un ajuste contable de 1,7 millones en la facturación del grupo por una diferencia de criterio contable en el grado de avance de unas obras.

El informe también señaló la existencia de deficiencias en los procedimientos documentales que han supuesto que la compañía ponga en marcha un plan de actuación para, en el corto plazo, reforzar el gobierno corporativo y los procedimientos de control interno.

“En el marco de este plan de refuerzo y profesionalización de la gestión, la compañía ha encargado a una firma de reconocido prestigio la búsqueda de un nuevo CEO que deberá reunir, entre otras características, el conocimiento del sector y la experiencia contrastada en la implantación de entornos de gestión integrados con niveles de control y segregación de funciones. Además de la selección de un CFO corporativo y un COO”, dice la nota de prensa oficial.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Fernando Belinchón
Madrid. 1994. Máster en periodismo económico por la Universidad Rey Juan Carlos. Redactor de la Mesa Web de CincoDías. En el periódico desde 2016.

Más información

Archivado En

_
_