_
_
_
_
_

¿Ha tocado techo el euríbor? El índice diario se aleja del máximo y cae al 4,045%

El indicador clave para la mayor parte de las hipotecas españolas se empieza a moderar, pero los expertos creen que habrá nuevas subidas

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, en la rueda de prensa del pasado 27 de julio.
La presidenta del BCE, Christine Lagarde, en la rueda de prensa del pasado 27 de julio.RONALD WITTEK (EFE)

Las primeras señales de que el final de las subidas de tipos en el BCE pueden estar cerca han traído consigo bajo el brazo los primeros signos de un cambio de tendencia en el euríbor. Aunque todavía agosto no ha hecho nada más que empezar y todo podría cambiar a instancias de una nueva oleada de inflación instigada por el petróleo, el euríbor diario a 12 meses, indicador interbancario que influye en el coste de la mayoría de hipotecas variables españolas, ha caído este viernes hasta el 4,045%. Este porcentaje es muy superior al 1,014% que marcaba el 4 de agosto de 2022, pero se aleja del pico del 4,193% que alcanzó el día 7 de julio de este año, cotas que no marcaba desde 2008.

En lo que se refiere a la tasa mensual, la que realmente sirve de referencia a la hora de revisar las hipotecas, julio cerró con una media del 4,149%. En los pocos días que van de agosto, esta ha bajado al 4,064%.

Cabe destacar que esta relajación no significa en absoluto que las hipotecas que revisen su cuota se vayan a librar de pagar más. Así, según los cálculos recogidos en el Blog del Euribor, una hipoteca a 25 años con revisión anual que tuviera que revisar sus costes con el tipo actual pagaría 275,3 euros más cada mes. Lo que significa la bajada de este viernes es que, de confirmarse esta tendencia a lo largo de agosto, la revisión saldría algo menos cara de lo que hubiera salido en julio. El euríbor acumula 21 meses seguidos de repuntes.

Detrás del “respiro” del indicador, está la idea de que ya queda poco recorrido al alza para los tipos de interés del BCE. El pasado 27 de julio, el banco central elevó los tipos de referencia al 4,25%. Con ello, los dejó a niveles de 2008, empatando de esa forma con el punto más alto de toda la historia de la institución. En su discurso posterior a la decisión, Lagarde dejó la puerta abierta a una pausa en septiembre. Las declaraciones que siguen llegando desde Frankfurt parecen apuntar en ese sentido, al menos, por el momento.

El economista jefe del BCE, Philip Lane, ha afirmado este viernes en una entrevista que la autoridad monetaria confía en que la tasa de inflación de la zona euro se moderará de manera significativa hacia finales de año, una vez revertido el impacto de la subida de los precios de la energía, mientras que estima que la tasa subyacente haya tocado techo en la primera mitad de 2023.

Aunque la moderación de la inflación sería una buena noticia de cara a evitar más endurecimientos, los expertos de BlackRock opinan que hay más motivos para que el BCE se muestre cauto. “La inflación aún permanece significativamente por encima del objetivo del 2% del banco central, con todo, los datos recientes de la marcha de la economía entre los que se incluyen el PMI de la eurozona o el sentimiento de negocio alemán han sido débiles y apuntan a una ralentización del PIB de la región, con algunos países en contracción y una industria germana en claro deterioro”, escribieron a modo de reacción a la última reunión.

Analizando las operaciones de futuros sobre los tipos de interés recogidas en Bloomberg, los inversores no dan por concluido completamente el ciclo de endurecimiento. Así, la probabilidad de un nuevo alza en septiembre es este viernes del 37,9%. Para la reunión del 26 de octubre, la probabilidad acumulada de alza de 25 puntos básicos escala al 62,6%. Esto significa que más de la mitad de los operadores creen que de aquí a finales de octubre, el BCE habrá elevado 25 puntos básicos más los tipos. Cabe puntualizar que estas probabilidades, como operaciones de futuro que son, se ven muy influidas por las declaraciones del BCE y el sentimiento inversor de los que las negocian, con lo que pueden cambiar por completo.

“El BCE acometió el anticipado y esperado repunte de 25 puntos básicos ante la todavía elevada inflación. Al mismo tiempo, Lagarde puso fin a la política de comprometerse con aún más restricciones en el futuro y enfatizó el cambio de perspectiva hacia una posición totalmente abierta de cara al futuro. La elevada inflación sigue siendo la principal razón para esperar más alzas de tipos, mientras que la ralentización del crecimiento y el estancado nivel de crédito sugieren que la política monetaria es lo suficientemente restrictiva en los niveles actuales y que elevarlos sería un riesgo. Mantenemos nuestra visión de que los tipos de interés del BCE han alcanzado su pico. Al mismo tiempo, señalamos que la probabilidad de una relajación de cara a los próximos 12 meses es muy baja. No esperamos un descenso de los tipos hasta al menos la segunda mitad de 2024″, afirman desde Julius Baer.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Sobre la firma

Fernando Belinchón

Madrid. 1994. Máster en periodismo económico por la Universidad Rey Juan Carlos. Redactor de la Mesa Web de CincoDías. En el periódico desde 2016.

Normas

Más información

Archivado En

_
_