_
_
_
_

El Ibex alcanza máximos de tres años pero sigue sin superar los niveles pre-Covid

El selectivo supera la barrera de los 9.300 puntos

Evolución del Ibex desde la pandemia
Carlos Cortinas Cano

Varias sesiones rondándolo y por fin hoy lo ha conseguido. Pero que el Ibex superara y conservara los 9.300 puntos al cierre no ha sido una tarea sencilla. Los inversores tuvieron que hacer frente a las caídas que durante gran parte de la jornada registró Repsol, uno de los pesos del selectivo. Por si esto no fuera suficiente presión, en la recta final de la jornada tuvo que sobreponerse a las caídas de Wall Street ante las expectativas de tipos más altos durante más tiempo. A pesar de este sombrío panorama el Ibex 35 ha avanzado un 0,35%, inferior a las ganancias del 0,73% intradía, pero suficientes para concluir en los 9.327,3 puntos, máximos de febrero de 2020.

La petrolera, que durante gran parte de la sesión venía registrando descensos superiores al 3%, logró templar los nervios de los inversores y a medida que avanzaba la presentación ante los analistas, los buenos resultados logrados el pasado ejercicio tomaron el relevo. Repsol finalizó con una subida del 0,42%. Los mayores descensos de la jornada corrieron a cargo de Acciona (-2,34%), Amadeus (-2,2%) y Cellnex (-2,19%). Grifols, que desde primera hora de la jornada se decantó por las subidas, finalizó con un ascenso del 2,47%. Es decir, los inversores dieron la bienvenida al programa de recortes de costes de 400 millones. Un escalón por debajo se situaron Santander (3,4%), CaixaBank (2%), Telefónica (1,89%) y BBVA (1,89%), cuatro de las cotizadas con más peso en el índice.

El comportamiento del Ibex se situó en línea con el resto de Bolsas europeas. El Dax alemán y el FTSE británico avanzaron un 0,18%; el Mib italiano, un 1,16% y el Cac francés un 0,78%.

La Bolsa gala se acerca paso a paso a sus récords. El índice está tan solo a un 0,14% de revalidar los máximos históricos que registró a comienzos del pasado ejercicio antes de que el estallido de la guerra en Ucrania y la subida de tipos del BCE pusiera freno a la tendencia alcista. El buen comportamiento que viene registrando el Cac francés en este inicio de año se debe al tirón que experimentan las cotizadas del lujo. Este sector además de ser uno de los más resistencias al alza de la inflación se está viendo impulsado por la paulatina vuelta a la normalidad de China. Junto al lujo, el fabricante de aviones Airbus (4,94%) ayudó ayer a sostener las ganancias. A la solidez de sus cuentas se suma en las últimas jornadas las noticias referentes a su participación en el pedido de aviones de Air India, el mayor hasta la fecha.

Al cierre de los mercados europeos, Wall Street logró moderar los descensos de la apertura cuando se conoció que el índice de precios a la producción repuntó un 0,7%, el mayor incremento desde junio, por unos costes de la energía superiores. Con este aumento la tasa interanual se sitúa en el 6%. Es decir, contribuye fortalecer las presiones inflacionistas. Nada más publicarse el dato la presidenta de la Fed de Cleveland, Loretta Mester, dijo que veía razones claras para proceder a una subida de 50 puntos básicos en la próxima cita. Algo más moderada se muestra Silvia Dall’Angelo, economista senior en Federated Hermes Limited, cuyo escenario base pasa por otras dos subidas de tipos de 25 puntos básicos. “La inflación general seguirá tendiendo a la baja, pero probablemente se mantendrá por encima del objetivo al menos durante este año”, señala.

La ventaja que mostró ayer la Bolsa europea frente a la estadounidense es un ejemplo más de la tendencia que se viene repitiendo en la renta variable desde los mínimos de octubre, antes de que los inversores pusieran precio una moderación de las subidas de tipos, idea que ha empezado a caer en saco roto. Desde los mínimos registrados hace cuatro meses, el Dax alemán y el Cac francés rebotan más de un 29,7%, unos ascensos que superan a las ganancias del 15,25% que registra el S&P 500 en el mismo periodo. Este peor desempeño se debe al castigo que vienen sufriendo las tecnológicas, las cotizadas más sensibles al alza de las tasas.

Aunque en las últimas sesiones los miembros de los bancos centrales han dado algunas píldoras de los próximos movimientos en política monetaria, los inversores optan por la prudencia. Eso es lo que sucedió hoy en el mercado. La rentabilidad de la deuda española a 10 años se sitúa estable en el 3,44% mientras la deuda alemana al mismo plazo permanece en los 2,48%. Es decir, después de que el miércoles la prima de riesgo repuntara cuatro puntos básicos, ayer concluyó sin cambios en los 96 puntos.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_