_
_
_
_
_

El PP hará decaer los objetivos de déficit en el Senado si no se acepta su paquete fiscal

El partido que controla la mayoría de la Cámara Alta parte de su rechazo a los objetivos actuales del Gobierno

El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo (d), junto a la secretaria general del partido, Cuca Gamarra.
El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo (d), junto a la secretaria general del partido, Cuca Gamarra.DANIEL GONZÁLEZ (EFE)

La secretaria general del PP, Cuca Gamarra, ha avanzado este lunes que el PP votará ‘no’ a los objetivos de estabilidad presupuestaria para el conjunto de las administraciones públicas en el Pleno del Senado que se celebrará esta semana, por lo que estos decaerán al tener esta formación política mayoría absoluta en la Cámara Alta. Horas después, el propio PP ha matizado su rechazo rotundo y ha puesto una serie de condiciones que pasan por que el Gobierno acepte una serie de medidas fiscales.

Gamarra, en declaraciones a RNE recogidas por Europa Press, ha señalado que la senda de estabilidad presupuestaria ya fue debatida en el Congreso de los Diputados, con el voto en contra del PP. “No ha habido ningún tipo de variación al respecto en cuanto a la posición y la propuesta que se lleva. Y no hay que olvidar que lo que se vota es lo que sustenta la política económica del Gobierno de España, una política económica con la que el PP no está de acuerdo”, ha afirmado Gamarra.

La secretaria general del PP ha advertido de que “no es el mejor camino” que el Gobierno de España “siga gastando a costa de todos los españoles”. “Lo que se está demostrando es que el Gobierno es el principal beneficiario de la inflación y al final esto no es lo que necesita España ni los españoles.

A cambio, el PP tampoco cierra del todo su posición y han insistido en mantener su “mano tendida” al Gobierno, aunque con una serie de requisitos. En materia fiscal, el PP ha planteado la deflactación del IRPF, la bajada del IVA de la luz y del gas y la rebaja también en el IVA de los alimentos a la carne, al pescado y a las conservas y la eliminación del impuesto sobre la producción de energía. Asimismo, ha reclamado la corresponsabilidad en el reparto de la senda de déficit, el respeto por la autonomía fiscal de estas administraciones y la asignación extraordinaria para las comunidades autónomas que les permita atender la sanidad, la educación y las políticas sociales.

“Ahí tienen la mano tendida del Partido Popular para mejorar la vida de los españoles, aunque mucho me temo que no lo harán porque Sánchez está atado de pies y manos y el que manda además es un prófugo de la justicia”, ha señalado la portavoz del PP en el Senado, Alicia García, en una rueda de prensa sobre el techo de gasto del Gobierno junto al vicesecretario de Economía de Génova, Juan Bravo.

El PP ha argumentado su voto en contra a los objetivos de estabilidad que se debatirán este miércoles en el Senado porque considera que “hacen a los españoles más pobres y más desiguales”. Además, los populares han defendido que el voto en el Senado demuestra la coordinación y el compartir un proyecto común dentro del partido, ya que tanto las comunidades autónomas del PP como el grupo en el Congreso votó en contra de estos objetivos.

“Hoy se necesita otra política económica distinta, una política fiscal que busque aliviar los bolsillos de los españoles”, ha remarcado Cuca Gamarra, quien ha afirmado que el PP “no apoya los objetivos de déficit” del Gobierno porque no dan respuesta a las necesidades que han puesto sobre la mesa las comunidades autónomas, sobre las que ha denunciado que no se respeta su autonomía fiscal.

“Hay impuestos en estos momentos que las comunidades autónomas están reduciendo e incluso eliminando, buscando la reactivación económica, donde de manera unilateral lo que está planteando el Estado es recuperarlos por otro lado, impidiendo la autonomía fiscal”, ha reseñado.

Gamarra ha insistido en que “hay muchísimas cuestiones para no avalar la política económica” del Gobierno, “pensada en recaudar más para poder gastar más y no en aliviar la carga fiscal” que soportan los españoles a través del IVA y del IRPF. La votación del Senado de los objetivos de estabilidad presupuestaria para el conjunto de las administraciones públicas será previsiblemente este miércoles.

Con su voto en contra, la mayoría absoluta del PP en el Senado hará que decaigan los objetivos de estabilidad presupuestarias, que sí fueron validados por el Congreso de los Diputados y que suponen el primer paso para la elaboración del proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2024.

La votación de estos objetivos se realizará con los Presupuestos de 2023 ya prorrogados porque el Ejecutivo no ha podido aprobar un proyecto de cuentas públicas antes del 1 de enero de 2024 por el calendario electoral y el posterior proceso de investidura.

Esto se ha producido así por el artículo 134 de la Constitución, donde se determina que si no se han aprobado unos Presupuestos antes del 1 de enero, se considerarán automáticamente prorrogados los del ejercicio anterior.

Un déficit del 3% con las nuevas reglas fiscales

La intención del Ministerio de Hacienda era aprobar la ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2024 antes de abril. Para ello determinó el límite de gasto no financiero, conocido como techo de gasto, del Presupuesto del Estado para 2024, en 199.120 millones de euros, un 0,5% más con respecto al ejercicio anterior, incluyendo los fondos procedentes de la Unión Europea.

En la última reunión del Consejo de Política Fiscal con las comunidades autónomas, Hacienda propuso un déficit del 3% en 2024 para el conjunto de las Administraciones, del 2,7% en 2025 y del 2,5% en 2026.

En el caso de las autonomías se estableció un objetivo del 0,1% para 2024. Para 2025 y 2026, las comunidades buscarán el equilibrio presupuestario. Para las entidades locales también se acordó el equilibrio presupuestario (0%) del 2024 al 2026, mientras que para la Seguridad Social el déficit se fijó en un 0,2% para 2024, en 0,1% para 2025 y en el 0% para 2025.

Pero el techo de gasto no se vota en las Cortes, sólo los objetivos de estabilidad presupuestaria y de deuda pública, que tendrán que estar alineados con las normas fiscales europeas, tras años suspendidas por la pandemia.

El Gobierno tendrá que remitir unos nuevos objetivos en un mes

Según la Ley de Estabilidad Presupuestaria, si el Congreso o el Senado rechazan los objetivos, el Gobierno, en el plazo máximo de un mes, remitirá un nuevo acuerdo que se someterá al mismo procedimiento de tramitación.

De no aprobarse los objetivos hasta en dos ocasiones, según un informe de la Abogacía del Estado, los objetivos de estabilidad serían los recogidos en el Programa de Estabilidad remitidos a la Comisión Europea el pasado mes de abril, que son más exigentes para comunidades y ayuntamientos.

En concreto, los objetivos que se aplicarían con el ‘no’ del PP en el Senado fijan la estabilidad presupuestaria para comunidades autónomas y un superávit del 0,2% para ayuntamientos, lo que supone dar menos margen para el gasto de ambas Administraciones.

En caso de que las Cortes Generales aprueben definitivamente los objetivos planteados por el Gobierno, se tendría que volver a reunir el Consejo de Política Fiscal y Financiera. Pero si se aplican finalmente los del Programa de Estabilidad de abril --más restrictivos-- esa reunión no se produciría.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_