_
_
_
_
_

El déficit público cerró 2022 en el 4,8% gracias a unos ingresos tributarios récord de 255.500 millones

Hacienda ingresa un 14,4% más que en 2021, con fuertes subidas de Sociedades, IRPF e IVA

Recaudación tributaria y déficit en 2022. Gráfico
Belén Trincado Aznar

El Ministerio de Hacienda ingresó en el año 2022 vía impuestos cerca de 255.500 millones de euros, un 14,4% más que la cifra registrada en 2021 y un récord sin precedentes en la serie histórica. Estos números, según detalló este jueves la titular del ramo, María Jesús Montero, han permitido a España avanzar en la senda de la reducción del déficit público, que culminó el pasado ejercicio en el 4,8%, dos décimas mejor a lo esperado inicialmente por el Ejecutivo en los Presupuestos Generales del Estado. “Aunque las reglas fiscales están suspendidas el Gobierno no ha renunciado a los principios de estabilidad y responsabilidad presupuestaria”, señaló la ministra en una rueda de prensa en la que también criticó a quienes acusan al Gobierno de “forrarse” con la inflación.

“Cuando presentamos el objetivo del déficit del 5% muchos pronosticaron que sería imposible. Sin embargo, por tercer año consecutivo España cumple con el objetivo de estabilidad comprometido con Europa”, precisó. El estallido de la pandemia impulsó una política de gasto público que escaló el déficit hasta el 10,1% en 2020 (frente al 10,3% previsto), una cifra que también se explica por la caída de la recaudación debido a las restricciones a la actividad. En 2021, el déficit se situó en el 6,76% del PIB frente al 8,4% previsto. Es decir, “dos años después hemos reducido la tasa a la mitad. En solo 24 meses el saldo fiscal ha mejorado en casi 49.500 millones”. Esto se ha logrado, además, en un contexto en el que el Gobierno ha desplegado políticas públicas milmillonarias para sostener y aliviar a la población en las crisis sanitaria y de precios, resaltó la ministra.

En esta senda de reducción de déficit mucho tiene que ver la mejora de los ingresos públicos en 2022, unos 32.000 millones de euros más que un año antes gracias “al comportamiento de la economía y del mercado laboral”. La fuerte escalada de los precios, añadió Montero, explica únicamente un tercio de la subida de la recaudación. “La inflación afecta principalmente a la recaudación del IVA, teniendo efectos limitados en IRPF y Sociedades, que son las dos figuras que registran mejor comportamiento”, argumentó. Por lo tanto, “es falso que el Estado esté teniendo una recaudación mayor por la inflación. Si los ingresos aumentan es porque mejora el empleo”.

Los cálculos del ministerio sobre este asunto contrastan con los de otros organismos como el Banco de España, que aseguran que cerca de la mitad del aumento de los ingresos tras la crisis sanitaria (un 46%) se explica por el repunte de los precios. Tanto Hacienda como el supervisor bancario, no obstante, coinciden en que hay una parte no desdeñable de este aumento difícil de explicar.

Impuestos

Por impuestos, el IRPF cerró 2022 en los 109.485 millones de euros, un 15,8% anual más. Esto se explica, según Hacienda, porque hay más empleo, mejores salarios y un aumento de las retenciones y de los ingresos. El impuesto sobre sociedades, por su parte, alcanzó los 32.176 millones de euros, un 20,8% anual más. “La cifra se debe al buen comportamiento de los beneficios empresariales en 2021 y 2022″, explicó la ministra.

La tercera figura que más crece, con una subida anual de casi el 14%, es el impuesto sobre el valor añadido (IVA), que cerró en torno a los 82.500 millones de euros. El IPC por sí solo, adujo la titular de Hacienda, no puede explicar el buen comportamiento de este impuesto, ya que en la ecuación también hay que sumar la mejora del consumo. Además, recordó, los ingresos por este gravamen hubieran sido mayores sin las medidas aprobadas por el Gobierno, como la rebaja del IVA a la electricidad. Los impuestos especiales anotaron una mejora del 2,5%, hasta los 20.200 millones.

En este punto, Montero insistió en que es “falso” que el Gobierno esté teniendo ingresos récord gracias a la inflación. Además, defendió que esa recaudación inusualmente elevada está retornando a la ciudadanía en forma de políticas y ayudas públicas como el transporte gratuito, las antiguas bonificaciones al combustible, la rebaja del IVA energético o los cheques para hogares vulnerables. En total, todas las medidas anticrisis aprobadas por el Gobierno, vigentes en la segunda mitad de 2022 y en 2023, suponen el despliegue de 35.000 millones de euros (sin contar con los 10.000 millones de avales a las empresas), con un impacto de 22.217 millones en 2022. “Esta cifra supone el doble de los ingresos obtenidos por el Estado derivados de la subida de precios”, dijo Montero. Es decir, la “hipotética sobrerrecaudación” se devuelve “con creces” a la sociedad en forma de más ayudas y protección ante los efectos de la guerra de Ucrania.

Medidas anticrisis

Según las cifras proporcionadas por el ministerio, el impacto diferencial de los cambios fiscales arroja una rebaja tributaria de 8.491 millones de euros (por ejemplo, los descuentos en el IVA energético), mientras que las medidas de aumento tributario alcanzan los 1.597 millones. En total, unos 6.800 millones de euros que han ido a la población más vulnerable, entre hogares y empresas. A estos se le suman más de 14.000 millones en gasto, articulados en medidas como la bonificación a los carburantes (5.752 millones), ayudas a los hogares (6.216 millones), a sectores económicos como el transporte o el campo (1.755 millones) o al transporte gratuito (571 millones).

La ministra defendió la puesta en marcha de todas estas medidas, sin las que la reducción del déficit habría sido mayor. También defendió el carácter general de varias de ellas a raíz de la rebaja en el IVA a los alimentos básicos que entró en vigor el pasado enero para toda la población. “Hay medidas de carácter general y otras de carácter exclusivo para rentas bajas”, dijo Montero. El objetivo de estas políticas es que no se produzca “una caída de ingresos” de las clases medias, “que son las que sostienen la economía en términos de consumo”. Así, reiteró, no solo hay que atender a aquellos que son más vulnerables, sino que también hay que ayudar “a las clases medias para que no se produzca un empobrecimiento general, como pasó en la anterior crisis financiera”.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Sobre la firma

Pablo Sempere
Es redactor en la sección de Economía de CINCO DÍAS y EL PAÍS y está especializado en Hacienda. Escribe habitualmente de fiscalidad, finanzas públicas y financiación autonómica. Es graduado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Más información

Archivado En

_
_