_
_
_
_

Pedro Sánchez avanza un próximo Perte de automoción de 1.700 millones

Mercedes-Benz iniciará en 2026 y desde Vitoria la electrificación de toda la gama de furgonetas

Pedro Sánchez, en la visita a la fábrica de Mercedes-Benz en Vitoria.
Pedro Sánchez, en la visita a la fábrica de Mercedes-Benz en Vitoria.L. Rico (EFE)

Pedro Sánchez ha desvelado este martes en Vitoria la próxima convocatoria de un nuevo Perte de automoción por un importe de 1.700 millones. El presidente del Gobierno ha visitado la fábrica de Mercedes-Benz en la capital alavesa por su proyecto de inversión de 1.000 millones para adaptar las instalaciones a la nueva generación de vehículos, impulsados por baterías y con mayor tecnología digital a bordo. Sánchez ha recordado que Mercedes-Benz obtuvo 130 millones con el segundo Perte del Vehículo Eléctrico y Conectado, sobre los 160 millones concedidos en esta partida.

De los fondos gestionados en este ámbito hasta el momento, el presidente del Ejecutivo ha señalado que ya se han adjudicado un 80% de los mismos, para llegar al 100% durante este ejercicio. Y también ha destacado que se han creado 6.000 nuevas plazas en las aulas de Formación Profesional orientadas a la industria de automoción.

Por su parte, Mathias Geisen, al frente de la división mundial de furgonetas de Mercedes-Benz, ha avanzado que la planta en Vitoria de la marca de la estrella abrirá a partir de 2026 el proceso de electrificación y mayor digitalización de toda la gama de estos vehículos, en sus versiones de pequeño, mediano y gran tamaño y en base a la plataforma VAN.EA. El grupo tiene en marcha unas inversiones de 1.000 millones para transformar el centro alavés en estos dos años y adaptarlo a la producción de unidades impulsadas por baterías.

Geisen no quiso “dar pistas a la competencia” sobre la capacidad de fabricación con la que contará Vitoria dentro de dos ejercicios. En sus líneas de ensamblaje convivirán en una primera fase los vehículos eléctricos y los actuales modelos Vito y Clase V, ambos con motores de combustión. El director de la división de furgonetas tampoco aclaró, por el mismo motivo de discreción estratégica, qué calendario comercial abordará Mercedes-Benz para comenzar la venta de las unidades de baterías. El ritmo de su salida al mercado estará marcado por los niveles de demanda de estos vehículos, que depende de la instalación previa de redes de recarga. De aquí a finales de esta década, no está claro cuándo el coche eléctrico adelantará en ventas al impulsado por combustibles fósiles, según declaró Mathias Geisen en un encuentro con un grupo de medios, entre ellos CincoDías.

El director de la planta de Vitoria, Bernd Krottmayer, recordó que el centro fabricó 157.000 unidades en 2023, su cifra récord en 70 años de trayectoria industrial. Para este año espera que la producción sea menor. El complejo alavés ha presentado este martes el proyecto de ampliación del centro para la integración de los modelos de nueva generación, que le consolidará como la mayor fábrica de furgonetas en el mundo de Mercedes-Benz.

Al acto han acudido el presidente Pedro Sánchez, recién llegado de Madrid tras el Consejo de Ministros, y el lehendakari Iñigo Urkullu, que ha evocado las dificultades que vivió la fábrica de Vitoria para captar este proyecto y otro anterior en 2015. El Gobierno vasco apoyó a Mercedes-Benz en las negociaciones del convenio colectivo en ambos casos, cuya firma fue la condición indispensable de la multinacional alemana para aprobar la puesta en marcha de las inversiones. Euskadi contará, también en 2026, con un Centro de Investigación Avanzada en Automoción en el que participarán la propia marca de la estrella, así como Gestamp y Corporación Mondragón.

La planta de Vitoria es clave para la economía vasca y el sector nacional de automoción. Con 5.000 trabajadores y 30.000 empleos indirectos de 800 proveedores, supone el 5,2% del PIB de Euskadi. Aparte de la representación institucional del máximo nivel, con Pedro Sánchez e Iñigo Urkullu, la marca ha querido reflejar la trascendencia del proyecto con la asistencia de la alta directiva, representada por los citados Mathias Geisen y Bernd Krottmayer, además de Francesco Ciancia, responsable de la gestión industrial de todas las fábricas de la división de furgonetas.

La inversión de 1.000 millones ampliará casi un 15% la superficie del centro que contará con más de 800.000 metros cuadrados de espacio. Mercedes-Benz construye nuevas naves de pintado y de montaje en bruto, mientras que amplía en más de una tercera parte el área de montaje final.

La división mundial de furgonetas de Mercedes-Benz cuenta con 20.000 trabajadores. Fabricó 450.000 unidades el año pasado , la mayoría (el 85%) en su versión comercial y el 15% restante en la categoría Premium para particulares. Su beneficio bruto de explotación (ebitda) en 2023 fue de 3.000 millones, con un margen sobre ventas del 15,1%. Vitoria, a juicio de Mathias Geisen, cuenta a su favor con la baza de la flexibilidad, que le permite adaptar sus niveles de producción a los ritmos de demanda del mercado. Y es un ejemplo de una “fábrica del futuro” por la apuesta por la electrificación, la digitalización y la sostenibilidad, concluyó.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Archivado En

_
_