_
_
_
_
_

El ‘proxy’ ISS recomienda a los accionistas del Santander votar en contra del alza salarial de Ana Botín

La junta general deberá decidir si se eleva un 5% la retribución fija de la presidenta y del consejero delegado, Héctor Grisi

CINCO DÍAS
Ana Botín, presidenta del Banco Santander, junto a Héctor Grisi, consejero delegado, durante la presentación de resultados anuales del banco.
Ana Botín, presidenta del Banco Santander, junto a Héctor Grisi, consejero delegado, durante la presentación de resultados anuales del banco.Pablo Monge

Diferencias ante la próxima junta general de accionistas del Banco Santander, que se celebrará el próximo 22 de marzo. En dicho encuentro, los accionistas de la entidad deberán decidir si elevan un 5% la retribución fija de la presidenta del grupo, Ana Botín, y del consejero delegado, Héctor Grisi. Una propuesta que cuenta con la oposición del proxy ISS, uno de los asesores de voto más influyentes, en su recomendación emitida a inversores institucionales de la compañía.

Según el último informe de remuneraciones de la entidad, Botín ganó el año pasado 12,239 millones de euros, un 4,29% más que en 2022, de los que 3,27 millones eran de salario fijo, el que ahora se incrementaría con la propuesta ante la junta. Grisi, por su parte, se embolsó por su primer año en el cargo 6,793 millones, de los que 3 millones se correspondía al salario fijo. De esta forma, si sale adelante la iniciativa, Botín recibiría por este concepto 3,4 millones de euros y Grisi 3,15 millones.

“El paquete de remuneración de los presidentes parece lejos de ser poco competitivo. Por esta razón, no se justifica el apoyo a la nueva política”, dice el documento de ISS, como ha adelantado el diario británico Financial Times, que este año se opone a diferencia de lo realizado un ejercicio antes.

Glass Lewis, otro de los asesores de voto más relevante, sí apoya el alza de la retribución de los primeros espadas del Santander. La remuneración media de los empleados del banco se situó el año pasado en los 58.000 euros, un 3,57% más que un ejercicio antes, según remitió hace unas semanas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El grupo justifica la mejora salarial por el avance de los resultados y lo repartido entre los accionistas. El grupo obtuvo un beneficio de 11.076 millones en 2023, un 15% más y superando por primera vez la barrera de los 10.000 millones de ganancias en un año. A esto, añade la entidad, hay que unir la diferencia que existe todavía con los salarios que tienen otros grandes bancos internacionales.

“El consejo de Santander tiene el compromiso de garantizar que la remuneración de los directivos está totalmente alineada con los intereses de los accionistas. En 2023, el banco obtuvo unos resultados récord, con un aumento del beneficio del 15% y una rentabilidad total para el accionista superior al 40%. El banco se ha fijado objetivos ambiciosos para 2024 y de creación de valor sostenible a largo plazo”, explican fuentes oficiales del grupo.

El grupo se fija como empresas comparables otros bancos globales como Citi, JPMorgan y HSBC, donde los salarios son más abultados que en el Santander. Pese a ello, fuentes cercanas a los asesores de voto destacan que sus pares deberían ser BNP, Société Générale, Crédit Agricole y UniCredit, entre otros. “No es un banco global, es más un banco grande, multipaís”, sostienen estas fuentes.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_