_
_
_
_

Técnicas Reunidas se planteará dar entrada a la Sepi en su capital tras devolver 340 millones de ayuda pública

La española se hace con un contrato de unos 3.000 millones de Aramco  y tantea megaproyectos en gas junto a la china Sinopec

Javier Fernández Magariño
El presidente de Técnicas Reunidas, Juan Lladó, y el CEO del grupo, Eduardo San Miguel.
El presidente de Técnicas Reunidas, Juan Lladó, y el CEO del grupo, Eduardo San Miguel.

Viajar a países de Oriente Medio, Norteamérica o Asia con el respaldo de un accionista público supondría una plus de credibilidad para una de las mayores ingenierías industriales del mundo, la española Técnicas Reunidas. Así lo señaló ayer el presidente Juan Lladó ante un reducido grupo de periodistas: “Otros competidores tienen parte del capital en manos públicas y financiación de sus países, lo que es bien visto en los mercados en que actuamos”. Para Lladó y su consejero delegado, Eduardo San Miguel, la Sepi podría ser ese partícipe minoritario con marchamo estatal.

Antes de ofrecer ese escenario al Gobierno, la ingeniería se va a centrar en devolver el crédito público aportado por el Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas (FASEE), que gestiona la propia Sepi. Son 340 millones que sirvieron para capear el hundimiento de actividad motivado por la pandemia y que tienen hitos de amortización ya en 2024. “El plan de negocio acordado con el FASEE se está cumpliendo escrupulosamente y en tres años, o tres años y medio, habremos amortizado el 100% del préstamo”, indicó Eduardo San Miguel. Después vendría el ofrecimiento a La Moncloa.

Rivales como la italiana Saipem, con el banco público CDP como tenedor del 12,8% del capital, o la francesa Technip, con Caisse des Dépôts et Consignations (CDC) y Bpifrance en su accionariado, son dos de los ejemplos de presencia estatal en grandes ingenierías europeas. “No hemos ofrecido nada aún al Gobierno, pero es un escenario que nos gustaría siempre que ganemos ambas partes. La presencia de capital público da tranquilidad a los clientes”, aseguró Lladó.

La Sepi es accionista mayoritario en 14 empresas públicas y tiene presencia directa minoritaria en otras diez, además de estar de forma indirecta en un centenar de compañías. Entre las participadas destacan Indra (27,99%), Ebro Foods (10,36%), IAG (2,52%), Hispasat (7,4%), Airbus (4,12%) o Redeia (20%). La pública estudia, además, su desembarco en el capital de Telefónica ante la ofensiva de la saudí STC.

Técnicas Reunidas, considerada estratégica por el Gobierno cuando le fue otorgada la ayuda financiara contra el Covid, tiene como accionista mayoritario a la familia Lladó con algo más del 37% del capital; Francisco Paramés cuenta con un 5,16% y Azvalor atesora un 3,83%, entre otros inversores.

Viento a favor

Técnicas Reunidas compite en un contexto comercial como no se recuerda desde hace años; está consolidando un margen del 4% y beneficios estables (41,2 millones a 30 de septiembre, frente a los 47,2 millones en rojo de un año atrás). “Hay informes que aseguran que la transición energética eleva un 40% la inversión en proyectos”, apunta el consejero delegado San Miguel, “y aún está por contabilizarse el esfuerzo en descarbonización que deberán hacer el cemento y el acero”.

La empresa se ha adjudicado contratos en lo que va de año por 6.000 millones, de los que dos terceras partes han sido firmados entre julio y septiembre. La cartera por ejecutar sube a 10.500 millones, a lo que se sumará un próximo hito de máxima relevancia: Técnicas está entre las elegidas por la saudí Aramco para ejecutar trabajos llave en mano por unos 3.000 millones en el proyecto de ampliación del campo de gas no convencional de Jafurah, en Arabia Saudí, según la publicación especializada Medd. En este punto, los ejecutivos de Técnicas Reunidas prefirieron no hacer comentarios.

Responsables de Aramco tuvieron un encuentro ayer con la cúpula de Técnicas aprovechando la parada en Madrid del roadshow relacionado con la petroquímica e industria energética impulsado por el Ministerio de Inversiones de Arabia Saudí.

Otra vía de crecimiento está relacionada con el acuerdo de cooperación anunciado en septiembre con la división de ingeniería del gigante chino Sinopec. Ambas tantean una veintena de proyectos y están dispuestas a colaborar en refino, petroquímica, gas natural y transición energética en todo el mundo. Lladó, que descarta carga de trabajo en China derivada de este pacto, sí espera competir próximamente con Sinopec por proyectos multimillonarios en el terreno del gas.

Con la vista puesta en las oportunidades que ofrece la transición energética y la descarbonización de la industria, la empresa está haciendo evolucionar su propuesta Track: “La centramos en la captura de carbono, biodiésel y biofueles, y en el hidrógeno verde y azul, pero la complementamos ahora con una nueva área de estructuración de proyectos”, explicó Eduardo San Miguel.

La intención de la ingeniería es acercar potenciales inversores a los proyectos, conformando ofertas a los clientes en las que se facilita la financiación. En lo que va de año, la española se ha presentado a concursos con un volumen total de 32.000 millones. Acudir con inversores puede ser un valor competitivo clave.

Otro de los planes que maneja la dirección tiene que ver con el refuerzo de la plantilla. La previsión es cerrar 2023 con unos 8.500 empleados, de los que 4.500 son ingenieros con base en Madrid. En los dos o tres próximos años se estima que se incorporarán a la compañía entre 600 y 700 ingenieros más para atender el crecimiento motivado por los proyectos de descarbonización industrial. “Nuestro compromiso con Madrid es total. Aquí queremos mantener nuestro centro principal de ingeniería”, aseveró el presidente Lladó.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Sobre la firma

Javier Fernández Magariño
Es redactor de infraestructuras, construcción y transportes en Cinco Días, donde escribe desde junio de 2000. Ha pasado por las secciones de Especiales, Cinco Sentidos, 5D y Compañías siguiendo la información de diversos sectores empresariales. Antes fue locutor de informativos en la Cadena Cope, además de colaborar en distintos medios de Madrid.

Más información

Archivado En

_
_