Unicaja convoca un consejo exprés para decidir la salida de Menéndez como CEO

El banco malagueño debía decidir antes del 30 de julio la continuidad o no del consejero delegado

Manuel Menéndez Menéndez, consejero delegado de Unicaja Banco.
Manuel Menéndez Menéndez, consejero delegado de Unicaja Banco. Pablo Monge

Unicaja convoca un consejo exprés para decidir la salida de Manuel Menéndez como consejero delegado. La entidad andaluza ha acelerado los planes para cerrar la guerra de poder en el consejo después de dos años de una pugna interna entre el bando asturiano y el malagueño que ha provocado una crisis de gobernanza y constantes salidas de consejeros. Esta tarde el máximo órgano de administración del banco se reunirá para decidir la salida del primer ejecutivo.

Cuando en 2021 se firmó la fusión entre Unicaja y Liberbank, se acordó que antes del 31 de julio de 2023 el presidente del banco perdiese sus poderes ejecutivos y se traspasaran al consejero delegado. Igualmente, en ese momento se debía reevaluar la idoneidad del CEO para decidir si continuaba en el cargo o no. Los consejeros partidarios de la salida de Menéndez venían cuestionando la gestión en este tiempo para justificar esta salida. La cuestión es si el cese de Menéndez se basará en cuestiones técnicas que avalen su no renovación o si será una salida pactada.

Según el último informe de remuneraciones de Unicaja, el consejero delegado cuenta con un blindaje por el que, en caso de cese, percibiría dos anualidades de su sueldo fijo anual (unos 1,3 millones de euros).

Desde el arranque de la nueva Unicaja, la tensión en el consejo ha sido constante y ha estado visibilizada por el pulso entre el presidente, Manuel Azuaga y el propio Menéndez que encabezan dos bancos. Por un lado, el frente asturiano, formado por consejeros cercanos a Menéndez y al expresidente de la Fundación Unicaja, Braulio Medel. Por otro, el frente malagueño, integrado por consejeros afines a Azuaga y al actual presidente de la Fundación Unicaja, José Manuel Domínguez.

En estos dos años cada uno ha ido moviendo sus fichas para que en el momento de ejecutar los acuerdos de fusión pudieran tomar el control del banco. En un primer momento, Menéndez y el bloque asturiano contaba con mayoría de apoyos. Pero tras la dimisión de Braulio Medel como presidente de la Fundación Unicaja, cuestionado por su gestión, la composición del consejo ha dado un vuelco.

La Fundación es el principal accionista de la entidad con el 30% del capital. Y aunque Medel se aseguró antes de su salida la renovación de sus cuatro consejeros en el máximo órgano de gobierno del banco, el nuevo equipo gestor, con José Manuel Domínguez a la cabeza, sustituyó a los cuatro, buscando unos representantes más alineados con la nueva etapa que borraran el rastro de Medel.

En el camino, el consejo de Unicaja ha sufrido una profunda renovación, con la salida de varios consejeros (el banco todavía está en proceso de nombrar cuatro consejeros independientes) que han mermado los apoyos al CEO hasta dejarlo en minoría. Por ello, el mercado venía descontando una salida de Menéndez que ponga fin a la guerra interna y una crisis de gobernanza que preocupaba tanto al Banco de España como al Banco Central Europeo.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela
Normas

Archivado En