_
_
_
_
En colaboración conLa Ley
_
Inteligencia artificial
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

'Sandbox, de Inteligencia Artificial: Una nueva oportunidad para España

Los agentes del mercado pueden desarrollar proyectos donde esta tecnología es el eje central

GETTY IMAGES

El pasado día 8 de noviembre se publicó el Real Decreto 817/2023 por el que se aprueba el entorno controlado de pruebas para el ensayo del cumplimiento de la propuesta de Reglamento por el que se establecen normas armonizadas en materia de inteligencia artificial (IA), es decir, lo que se conoce como sandbox.

Esta herramienta, como ya ocurrió en el pasado con el sandbox del sector financiero o del sector eléctrico, pone a disposición un potente instrumento, con una larga tradición en jurisdicciones anglosajonas, mediante el que se posibilita un entorno de pruebas tanto para usuarios como para proveedores de tecnologías de IA.

Mediante el sandbox se permite que todos los agentes del mercado relacionados con la IA que lo deseen, y cumplan con los requisitos establecidos (usuarios finales personas jurídicas o proveedores de sistemas de IA), puedan desarrollar sus proyectos y servicios interactuando en un entorno de producción (real) con el fin de permitir poner en práctica proyectos reales en los que la inteligencia artificial sea el eje central, con el fin de poder estudiar la aplicación práctica de los requisitos de la propuesta del citado reglamento.

A diferencia de lo que suele ocurrir en la mayoría de los casos, en los que el sandbox se utiliza para definir y elaborar la normativa con posterioridad, dado que esta ya vendrá dada desde Europa con la aprobación del Reglamento de IA, este sandbox, de exclusivo ámbito nacional, tiene como objetivo la generación de guías técnicas y prácticas de ejecución supervisión de cumplimiento, así como informes de buenas prácticas que el sector deberá tener en consideración.

Este hecho, junto con la reciente constitución de la Agencia Española de Inteligencia Artificial (AEIA), ponen de relieve que España tiene como objetivo ocupar una posición relevante en Europa, al menos, en lo que respecta en controlar el uso y conocer las posibilidades e implicaciones jurídicas, técnicas y operativas derivadas del uso de la IA en los diversos sectores productivos. En todo caso, esperemos que su desarrollo tenga la finalidad de promocionar el uso seguro y responsable de este tipo de sistemas y que no termine suponiendo una limitación o retraso que provoque pérdida de competitividad de España con respecto a otros países de la Unión Europea, especialmente de otros terceros países.

Resulta de especial relevancia el hecho de que el decreto prevé la regulación de dos tipologías de sistemas de IA, tomando en consideración el riesgo asociado a los mismos.

Concretamente, el sandbox diferencia entre los “sistemas de alto riesgo”, entendidos como aquellos sistemas que requieren, antes de poder ser comercializados, una evaluación de la conformidad por terceros debidamente autorizados (como los sistemas de inteligencia artificial relacionados con biometría o los sistemas de IA relacionados con infraestructuras críticas o sectores como la educación, el empleo, persecución de delitos, gestión de migración, etc.) y, por otro lado, los “sistemas de propósito general”, entendidos estos como los sistemas de inteligencia artificial generativa o los sistemas de IA entrenados con un dataset a gran escala que puedan realizar tareas determinadas.

Es precisamente la IA generativa la que plantea innumerables oportunidades para la evolución de la mayoría de los sectores productivos, en tanto permite la automatización de procesos, la delegación de los mismos, así como el aumento de las capacidades productivas de los sistemas económicos, presentando al mismo tiempo innumerables retos jurídicos y socioeconómicos, derivados del importante impacto que puede suponer entre otros, el que pueda provocar en el empleo en determinados entornos productivos, o la facilidad con la que podrán darse vulneraciones (en muchos casos inconscientes) de derechos de terceros.

Sin duda, un sandbox como el planteado es una oportunidad para que España ocupe un puesto de liderazgo en el mercado europeo de la promoción y uso de la IA de forma responsable. Esperemos que ese sea el objetivo y se permita que ocurra.

Alonso Hurtado Bueno, socio de TMT en Ecija.

Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_