La guerra de los funcionarios se reabre: CSIF denuncia incumplimiento del acuerdo sobre promoción interna

Las nuevas convocatorias en la Agencia Tributaria no tienen exenciones de pruebas ya superadas ni cuentan con reducción de temario

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero.
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. GETTY

El nuevo modelo de promoción interna en la Administración General del Estado (AGE) acordado hace dos meses entre el Gobierno y los principales sindicatos puede haber caído en saco roto. El CSIF, después de haber analizado las últimas convocatorias en la Agencia Tributaria publicadas en el BOE, denunció ayer que el Gobierno "incumple el acuerdo", ya que ni se han fijado exenciones de pruebas superadas ni se ha reducido temario eliminando aquel que ya haya sido objeto de examen en el acceso al cuerpo desde el que se promociona, "como se pactó". Se trata, añade el CSIF, de un quebranto por parte de la Administración de la garantía de cumplimiento de los acuerdos.

A principios del pasado mes de noviembre, el Ministerio de Hacienda y Función Pública acordó con los sindicatos CC OO, UGT y CSIF un nuevo modelo de promoción interna en la Administración General del Estado (AGE) por el que se contemplaba, entre otros cambios, la reducción del temario, la simplificación de las pruebas y dar más peso a la experiencia del funcionario en el acceso a los niveles superiores. Este acuerdo entre el Gobierno y los principales sindicatos desató desde el principio una guerra abierta entre los cuerpos superiores: a un lado la categoría más alta, los A1. Al otro, los técnicos del grupo inmediatamente inferior, el A2. Los primeros se posicionaron férreamente en contra de un modelo que, aseguran, degrada la función pública. Los segundos defienden poder promocionar con más facilidad y aplauden que se restrinjan el temario y las pruebas memorísticas para dar más peso a experiencia laboral.

Las voces más activas contra el nuevo modelo dentro de los A1 han sido los inspectores de Trabajo, los administradores civiles del Estado y, con diferencia, la Asociación de Inspectores de Hacienda, que ha presentado un recurso contencioso-administrativo contra la reforma. Todo este ruido, explican otras fuentes sindicales, es el que ha provocado "que el Gobierno ceda" ante las reivindicaciones de la categoría más alta, descafeinando parte de las modificaciones acordadas con los tres sindicatos mayoritarios de los funcionarios.

Desde Hacienda se defienden y consideran que sí se está cumpliendo el acuerdo. Con todo, el Ministerio no tiene problemas "en analizar las convocatorias de empleo y abordar las cuestiones que este y los demás sindicatos consideren pertinentes en la comisión de seguimiento del acuerdo".

Según argumenta el CSIF, la publicación de las convocatorias de procesos selectivos por el sistema de promoción interna "había sido suspendida durante meses a la espera de ajustar las bases de convocatorias" al acuerdo que finalmente se ratificó el 3 de noviembre de 2022. Al analizar las nuevas convocatorias "hemos comprobado que no se están aplicando los criterios establecidos".

Entre las "desviaciones" que ha encontrado el CSIF está que no se hayan eliminado temas que ya fueran objeto de examen en el acceso al cuerpo desde el que se promociona. Tampoco hay exenciones de pruebas para opositores que las hubieran superado en convocatorias anteriores, siempre considerando que los ejercicios sean análogos. El sindicato añade que tampoco se han acumulado más pruebas en un mismo día, puesto que sigue habiendo las mismas jornadas de pruebas que anteriormente. A su vez, no se ha eliminado la lectura de la prueba de desarrollo de un tema, "lo que en la práctica supone un gasto superfluo para los opositores al tener que desplazarse para efectuar la lectura en otro día distinto adicional al de realización del ejercicio".

El sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha), perteneciente a los A2, cree que "es una cuestión menor que las convocatorias se hayan demorado apenas tres días de las fechas acordadas". Pero sí coincide con la crítica sindical en que "no hay variación en el contenido del temario del concurso-oposición en esta convocatoria respecto de las precedentes; es decir, no hay variación en el temario antes y después del acuerdo".

CSIF ha trasladado su "malestar" por esta situación a la Dirección General de Función Pública, a la que también ha hecho partícipe de la "multitud de quejas" que ha recibido de empleados públicos por la no adaptación de los procesos de promoción interna a lo acordado.

Cambios

El rediseño del proceso de promoción interna para pasar del grupo A2 al A1 implica que el temario se haya reducido de 83 a 16 temas. A su vez, la prueba de test ha pasado de 50 preguntas con cuatro opciones para responder y fallos penalizados a 80 preguntas con tres respuestas para elegir y sin penalización por los fallos. Del proceso se han eliminado la exposición oral, la realización de un supuesto práctico y el examen de idiomas. Sin embargo, se mantiene el concurso de méritos y un curso selectivo hecho por la propia Administración que será eliminatorio y, por lo tanto, decisivo a la hora de promocionar al subgrupo A1.

Normas
Entra en El País para participar