_
_
_
_

Hacienda libra del impuesto a la banca extranjera al dejar el límite de 800 millones

El Gobierno fija el techo en los 800 millones para todas las entidades Las filiales de bancos foráneos en España no alcanzan esa cifra

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero.
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero.GETTY

La banca extranjera que opera en España se librará del impuesto temporal que tendrán que abonar las principales entidades durante 2023 y 2024. La razón se esconde en la redacción de la normativa, cuyo articulado final se aprobará previsiblemente esta semana en el Senado. En verano, cuando se presentó el impuesto por vez primera, el Gobierno fijó como sujetos obligados a las entidades que entre margen de intereses y comisiones netas hubiesen alcanzado los 800 millones de euros de facturación en 2019.

En noviembre, el BCE cargó contra el texto por distorsionar la competencia al excluir, a su juicio, a los bancos extranjeros. “La aplicación del gravamen únicamente a determinadas entidades de crédito españolas podría falsear la competencia en el mercado y perjudicar la igualdad de condiciones tanto dentro del país como en toda la unión bancaria”, señaló el supervisor en su dictamen.

Más información
El Senado aprueba en comisión los nuevos impuestos a banca, energéticas y grandes fortunas
La banca amenaza con recurrir el impuesto temporal del Gobierno

El Ejecutivo recogió el guante y decidió incluir una enmienda que gravaba con un tipo del 4,8% la suma del margen de intereses y comisiones de los bancos extranjeros supervisados por el BCE con actividad en España, independientemente del volumen de sus ingresos. Ahora, tras un lío de enmiendas, el Gobierno ha decidido incluir a todas las entidades financieras que lleguen a esos 800 millones y que operen en territorio español. ¿Qué sucede? Que las filiales de los bancos extranjeros no alcanzan esas cifras.

La única entidad que podría verse en esa tesitura es BNP Paribas. Las fuentes consultadas explican que la entidad francesa sí sumaba 800 millones en ingresos en 2019, pero detallan que aún está por ver cómo va a consolidar el grupo a la hora de reflejar sus ingresos. Es decir, la actividad de BNP (al igual que la mayoría de la banca extranjera que opera en España), no está relacionada con el negocio de banca minorista y vinculado al euríbor, que es el que se va a beneficiar de la acelerada y continua subida de tipos de interés que pretende gravar el Gobierno, por lo que finalmente podría también quedarse fuera.

Se da la circunstancia de que el BCE, en su dictamen, también mostró su reticencia a que un banco que presente pérdidas deba afrontar el pago de mayores impuestos y varias de las filiales de bancos extranjeros que operan en España vienen registrando números rojos en los últimos años como Deutsche Bank, Credit Suisse o Cetelem, la financiera de BNP.

El Ministerio de Hacienda registró ayer en audiencia pública el proyecto de orden que establece las condiciones y el procedimiento para la presentación de la autoliquidación del gravamen. El texto, explican fuentes de Hacienda, sigue abierto a potenciales cambios que podrían llegar a través de enmiendas en el Senado. Sin embargo, desde el Gobierno y desde varios grupos políticos de la Cámara Alta se descartan cambios de calado.

Uno de ellos podría ir en la línea de una de las enmiendas incluida por los dos partidos del Gobierno de coalición posterior al dictamen del BCE. Tras la recomendación del supervisor, PSOE y Unidas Podemos decidieron incluir a la banca extranjera, aunque no llegase a los 800 millones de cifra de negocio. Sin embargo, tras varias maniobras, esa enmienda no llegó al Senado y se prevé que el texto se apruebe sin más cambios.

Las fuentes financieras consultadas tampoco esperan cambios en la redacción del texto final y prevén que las entidades extranjeras se queden fuera del pago del nuevo impuesto.

3.000 millones en dos años

El objetivo del Gobierno con el nuevo impuesto temporal es recaudar 3.000 millones a cargo de los ejercicios 2022 y 2023 (aunque se abonará en 2023 y 2024). Según los cálculos de este periódico, se verán afectados nueve grandes bancos españoles: Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell, Bankinter, Unicaja, Ibercaja, Kutxabank y Cajamar. Aunque el sector ha alzado la voz contra el tributo y ha amenazado con recurrirlo en los tribunales, los expertos consideran que no tendrá efecto en la solvencia de los bancos ya que las entidades tienen una elevada sensibilidad a la subida de tipos de interés y podrán compensarlo con la mayor generación de ingresos. De hecho, los expertos de S&P estiman una mejora del margen de entre el 20% y el 25% en 2023.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_