Ahorro energético, más zonas comunes y materiales reciclados: las claves de la vivienda sostenible

Espacios para socializar en forma de lavanderías o huertos urbanos, jardines verticales para mejorar el aislamiento y paneles solares en la cubierta para obtener energía renovable: la vivienda urbana del futuro ya está aquí

Ahorro energético, más zonas comunes y materiales reciclados: las claves de la vivienda sostenible

Las viviendas sostenibles están diseñadas y construidas para optimizar el consumo energético, reducir el impacto ambiental y proporcionar el máximo confort. En estos hogares, la tecnología hace la vida más sencilla y hay lugares que fomentan la socialización.

Aunque a día de hoy se están construyendo edificios con estos principios de sostenibilidad, la arquitectura circular también pasa por adaptar los edificios ya existentes para hacer de cada inmueble una vivienda total, en la que se comparten los espacios, se aprovechan los recursos (incluidos los residuos) y se optimiza el consumo energético.

Comunidades solares y un jardín vertical para mejorar la eficiencia energética

El techo es un elemento clave para la sostenibilidad del bloque. Una cubierta en forma de azotea ajardinada combate la acumulación de calor al retener el agua de lluvia y frena el efecto del sol. Por otro lado, incluso cuando se trata de un tejado convencional, la cubierta puede servir para impulsar el autoconsumo y el ahorro energético alojando paneles fotovoltaicos. Proyectos como Repsol Solmatch facilitan la creación de comunidades solares, una forma de compartir los beneficios de la generación distribuida, en la que los propietarios del tejado instalan paneles solares y otros vecinos cercanos pueden aprovechar esa energía renovable.

En la fachada, un jardín vertical es un magnífico aislante térmico frente a las temperaturas más extremas: en invierno, protege del frío el interior impidiendo que el viento entre en contacto con la fachada; y en verano, minimiza el impacto de los rayos de sol, sin olvidar que las plantas purifican el aire. Para construir este tipo de jardín, hay que impermeabilizar el edificio, resguardarlo de filtraciones e instalar un circuito de riego. Se pueden utilizar macetas de plástico o paneles encastrados, ambos con vegetación ya desarrollada.

Vivienda sostenible Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Viviendas versátiles, eficientes y con materiales reciclados

El interior de la vivienda se convierte en un espacio modulable, con múltiples usos. Los paneles móviles o un falso techo pueden agrandar o reducir los metros cuadrados de las habitaciones.  Elementos como tabiques móviles, particiones de cartón yeso o mamparas atornilladas facilitan la división de los espacios según las necesidades de cada familia, si se quiere aprovechar una estancia para usos como teletrabajo o practicar un hobby.

La versatilidad de estos hogares, asimismo, se complementa con el uso de materiales fácilmente reciclables en la construcción: el enfoscado puede realizarse con mortero de cemento o de cal y arena, que se reutilizan mejor que el yeso. Las mamparas de aluminio o de madera también son aprovechables en el futuro y fáciles de desmontar. Además, en el tejado, las tejas son otro de los materiales con una tasa de reutilización más alta.

Tanto en el interior como en el exterior, es importante potenciar el uso de materiales reciclados en la construcción (madera, acero, aluminio) y para optimizar el aislamiento (vidrio, celulosa, algodón con fibras termofusibles).

Zonas comunes para sacar partido: un huerto urbano o un taller de bricolaje

Las zonas comunes van más allá de los jardines habituales, con un huerto compartido con el resto del vecindario que permite socializar, compartir la responsabilidad de su cuidado y obtener el beneficio de sus productos, frescos y económicos y sin huella de carbono por transporte. Asimismo, existen muchos ejemplos de zonas comunes: una lavandería que favorece el ahorro de energía y de espacio en el interior de las casas, una zona para aparcar bicicletas, un taller de reparación donde se comparten herramientas, un pequeño punto limpio para distintos tipos de residuos (orgánicos, envases, aparatos electrónicos, etcétera). Otro espacio común puede ser una zona infantil construida con elementos reciclados.

Como novedad, las viviendas sostenibles incluyen una depuradora comunitaria: un sistema de depuración biológica que permite el tratamiento de residuos orgánicos de manera natural y, además, facilita que se pueda aprovechar el agua depurada para regar el jardín vertical y el huerto.

Normas
Entra en El País para participar